domingo, 15 de mayo de 2011

I Carrera contra la Esclerosis Múltiple 2011

Tras más de un mes en el dique seco, en lo que a correr se refiere, este sábado he vuelto a calzarme las zapatillas para apoyar esta buena causa.
Por diversos motivos, que no vienen al caso, desde la última carrera el 9 de Abril no había corrido ni un solo kilómetro hasta el pasado miércoles 11 de Mayo. Salí a rodar 8 kilómetros y, a pesar de ir de pulsaciones fatal, la rodilla ya no me molestó con la intensidad que lo hacía anteriormente (aunque una pequeña molestia aún perdura). Este hecho me dio ánimos para afrontar la Carrera contra la Esclerosis Múltiple del sábado en la Casa de Campo.
Me había inscrito nada más que supe que este finde libraba, pero lo que no advertí es que el viernes curraba de turno de noche y la carrera era el sábado a las 9:00.  Por tanto esto implicaba que debería ir sin dormir.

Y así fue, a las 8:30 llegaba en metro a la parada de Lago y tras recoger chip y dorsal me dispuse a calentar unos minutillos. Nunca antes había disputado una carrera íntegra en la CdC, pero cuando comencé a trotar me vinieron a la mente recuerdos de la Media de la Latina (donde tanto sufrí al pasar por este punto) que me hicieron plantearme si había sido buena idea aventurarme con esta carrera en mis condiciones actuales.

Pronto se disiparían mis dudas, en cuanto se diese la salida. Como suelo hacer habitualmente, había estudiado el recorrido y perfil presente en la web y sabía que existían dos cuestas majas en el km 1 y 5 aproximadamente donde me tocaría dosificar y una bajada desde el 6 hasta meta en que podría darlo todo.


Pues bien, se produjo la salida y el primer km realmente lo disfruté (fue el único tramo de la carrera en que lo haría) debido a que era llano, discurría por una zona de sombras y sobre todo porque como consecuencia del carácter totalmente popular de la carrera(no había dotación económica para los vencedores) pude correr casi todo este km con la cabeza de carrera (no me había visto, ni me veré en otra igual nunca más en mi vida deportiva, je, je) con los locales escoltándonos con las motos.
Saliendo y comprobando el Forerunner

Una vez pasada esta anécdota, al llegar a la primera cuesta, el resto de la carrera se me hizo durísima. Acusé sobremanera el calor y los desniveles. Mis pulsaciones fueron de 177 de media con picos de 185 (un pasote). Llegué tan roto al Km 6, que a pesar de ser casi los 4 últimos cuesta abajo, no conseguí hacer ninguno por debajo de 4 min/km.
Cruce la meta en 43:13 tras 9920 m según mi Garmin (en la clasificación oficial 43:01, no sé porque este regalo de segundos) en 39º lugar de un total de 754 llegados a meta.
Mira que soy ansias con el Garmin

Conclusiones: Buena iniciativa (100% dinero recaudado para la causa), bonita carrera, bonita camiseta y bolsa del corredor y … malísimas sensaciones derivadas por supuesto de todas  las  cosas incorrectas que llevo haciendo como corredor popular.

Espero entrenar algo más esta semana y la que viene, porque el día 28 corro el Fondo de la Vega (15000 m) al lado de mi pueblo y como me encuentre como el sábado no sé yo si lo acabaré corriendo o montado en el coche escoba.

Como no, la fotillo de rigor de la camiseta


1 comentario:

  1. Enhorabuena por tu carrera!!!Y más con el hecho de ir sin dormir. Porque lo de ir sin entrenar, es habitual.
    Jaja y para que quede constancia, ese día te tiraste durmiendo todo el día. Lógico, y como siempre te fuiste a dormir sin estirar, que te duele??? pues ya sabes ajo y agua; o a cuidarse más.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...