lunes, 18 de julio de 2011

II Noche de Miaccum 2011


Guiado por la máxima romana que dicta: "SI VIS PACEM, PARA BELLUM" (Si quieres paz, prepárate para la batalla), iluso de mi, acudí a esta cita para valientes convocada en el Yacimiento Romano Miaccum de Collado Mediano.
Pensé que además de oxigenar mis pulmones con el aire de la sierra y disfrutar de un tipo diferente de carrera (un cross a la luz de la luna), dicha prueba me serviría como entrenamiento para fortalecer mis enclenques tobillos.

Por desgracia, tras unos minutos de calentamiento por los alrededores de la salida, comprendí que mi único objetivo debía reducirse a cruzar la línea de meta por mi propio pie y sin ninguna lesión importante derivada de la odisea que iba a desarrollarse a continuación.
Legionarios preparados para la batalla en Collado Mediano

Llegué a esa conclusión tras comprobar el estado del camino por donde discurriría la carrera. Me encontré una senda bacheada, con bancos de arena y sobre todo rocas, tanto sueltas como aflorando firmemente sujetas al sustrato por el que avanzaríamos después ( y no precisamente areniscas o calizas guarrillas, sino granito del que duele si lo tastas). Ante este panorama, y sumándole que en la carrera la única luz de la que dispondríamos sería la del frontal que cada uno portase (el mío de 6 lereles del Decathlon era bastante cutre), el grado de “acojonamiento” que tenía en la salida por miedo a una desgracia se encontraba elevado a la enésima potencia.

Y un tonto que no sabía la que le esperaba

Bueno y allí estaba yo, junto con otros 400 valerosos romanos preparados para la batalla. Pude observar gran variedad de individuos: Mujeres, hombres, legionarios, gladiadores, espartanos unos y otros a los que no nos cogía ni un esparto por el culo.

El reloj marcó las XXII horas y  dio comienzo la aventura. Ya no había vuelta atrás. Solo quedaba encomendarse a los dioses, porque como ya dijese Julio César: “ALEA IACTA EST” (La suerte está echada)

Escenario de la batalla

Perfil de la misma


El km 1, a pesar de ser cuesta arriba, discurría por un terreno en buen estado (algo de asfalto también) y pude completarlo en 4:15.

Los km 2 y 3, siendo cuesta abajo ambos y gracias a la existencia de un poco de luz natural todavía los corrí en 4:11 cada uno, a pesar de que el terreno empezaba a complicarse. Pero a partir de ahí la oscuridad se ciñó sobre nosotros y ya no puede ni tan siquiera acercarme a esos ritmos en toda la carrera (y eso que era bajada continua hasta el km 7). Mi frontal alumbraba lo justo, comparado con los faros halógenos que se gastaban algunos corredores que ya sabían donde se metían, y me hacía ir en tensión esperando a ver cual era el agujero o bache en que me jodía el tobillo.

Y como era de prever, al igual que cuando eres nano y vas con la bici y te dicen que no tengas miedo a las bajadas o te caerás, ese bache llegó un poquito antes de pasar por meta en el primer bucle sobre el km 4.
Fue una torcedura rápida y nada aparatosa, pero que fuese en el tobillo derecho con el que tanto cuidado debo llevar (me lo operaron para fijarme el tendón por una subluxación), provocó que aminorara sobremanera el ritmo, solamente aumentándolo para “ponerme a rueda” de algún corredor  que me adelantase y dispusiera de un frontal de los citados antes (que listo soy, no?)

El parcial de los km 4, 5 y 6 fue de 4:40/km

Una vez llegados al km 7 (4:29) la subida era continua hasta meta. Para hacerlo más divertido, además del dolor de tobillo (aunque en caliente nada tenía que ver con el que siento esta mañana) comienza a molestarme una de las plantillas que me he puesto para esta carrera (para intentar frenar la fascitis que arrastro varias semanas). Concretamente la del pie izquierdo. Por tanto el pie derecho con la torcedura y el izquierdo con la ampolla quedándome 3 km cuesta arriba hasta meta.

Aunque herido, sobreviví para contarlo

Este es uno de esos momentos en los que te preguntas: ¿Qué cojones hago yo aquí sufriendo en mitad del monte un sabado noche a tomar por culo de Madrid, en vez de estar en una terracita de cañas disfrutando de una conversación distendida?
Pero en este caso en concreto no me queda otra que responder: “Pues porque soy un ES-PAR-TA-NO, Auhhh, Auhhh, Auhhh”, y ale a padecer hasta meta.

Y cuando ya pensaba que  quedaba poco y que estaba hecho, se llega a un campo cubierto de hierba  que ni el Cross de Venta de Baños. Eso si que era campo a través y lo demás tonterías. Total que ya hasta la p…. de sufrir me limité a trotar y caminar durante los km 8 (5:15) y km 9 (5:40), apretando un poco en el km 10 (4:50) y soltándome en los últimos 400 m (4:09/km) extra cuesta abajo con que nos premió la organización, para llegar a meta magullado completando (según el Fore) los 10420 m en 48:42, siendo el 58 de los 368 llegados a meta.

  video
Bea quedó atónita con el pasón que me pegaron 2 corredores en meta

Los datos de la carrera han sido los siguientes:



Lo que mejor sabor de boca me ha dejado esta carrera ha sido el chorizus con aquarius con que nos recibieron en meta, porque deportivamente hablando poco puede salvarse.

Intentando buscar el lado positivo, apuntar que a pesar de haber hecho el peor tiempo de mi vida en un 10000, también es cierto que el ganador hizo más de 35 min (cosa que me parece inhumana, el correr a menos de 3:30/km en esas condiciones), lo cual recalca la dificultad de la carrera.

Y afortunadamente no tengo hinchado ni con derrame el tobillo, por lo que entiendo que el dolor solamente corresponde a la contusión. Espero que con ibuprofeno en un par de días esté como nuevo y pueda asistir a la próxima carrera en que estoy inscrito porque de veras me apetece: La Carrera del Rock&Roll el próximo sabado en el Escorial.
Camiseta conmemorativa de la gesta


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...