miércoles, 5 de octubre de 2011

Brussels Half Marathon 2011


Han tenido que pasar más de 7 meses, uno de ellos siguiendo un entrenamiento específico para maratón, para que volviera a atreverme con la hermana pequeña de la carrera de Filípides.

Todavía recuerdo lo mal que lo pasé en la última media disputada (la de La Latina), debido a un problema en el gemelo y a la falta escandalosa de entrenamiento. Acabé con 1:38:29, tardando más de 33 minutos en completar los últimos 6 km.

Pues bien, el domingo pasado en Bruselas completé por 16ª vez en mi vida una carrera de media maratón (4ª en mi nueva etapa como corredor desde 2009) .


Como ya he detallado en la entrada del resumen de la Semana 4ª del Plan, acudía a la cita junto a mi compañera inseparable. No es que corriese Bea, que habría estado bien, me refiero a una amiga que no me abandona en los últimos meses (al principio en el pie izquierdo, ahora en el derecho) y que responde al nombre de FASCITIS.

El Plan de esta semana constaba de 5 días de entrenamiento (con su media el domingo) para 56 km. Yo me levanté el domingo habiendo corrido 2 días (22,6 km) y para salvar un poco los muebles decidí ir a por el dorsal trotando en vez de en Metro. Además así experimentaría las sensaciones que me iba luego a encontrar en carrera.
Me levanté a las 7:00, me calcé las zapas, cogí el Garmin y un mapita y salí del hotel hacia el Parque del Cincuentenario, donde comenzaban Maratón y Media. Las sensaciones?? MALAS con dolor al apoyar, pero es lo que hay.
A las 8:30 tras 10 km, ya estaba en el hotel de vuelta. Una duchita, bajamos a desayunar, y esta vez sí, en metro, hacia la salida de nuevo.


En la salida, fotillos de rigor, me despido de Bea, y para el Arco del Triunfo (que digo yo que mejor sería cruzarlo al llegar a meta y no en la salida). Ya entre la multitud, advierto 2 cosillas. La primera es que he vuelto a ponerme las mismas medias de compresión que en La Latina y la segunda que he olvidado pedirle la vaselina a Bea para protegerme de las rozaduras (por tanto las promesas que hago en otras carreras de que no volverá a ocurrirme, me las paso por el forro).

Y puntual a las 10:30, una hora y media después de la salida del Maratón, da comienzo la carrera.

El recorrido me lo había descargado de la web, pero el perfil no aparecía por ningún sitio. Leyendo la crónica de años anteriores en algún blog, sabía que a pesar de no ser muy dura, si pecaba de rompepiernas. Sobre todo un tramo de túneles sobre los km 5-6 (se pasaban 3 con sus correspondientes bajadas y subidas) y una fuerte subida de más de un km sobre el 15.

Recorrido por la capital de Europa

Perfil sube y baja

Salí a ritmo constante (bueno los primeros km más rápido de lo que debiera, je, je), y a pesar de mirar el Garmin cada km, iba mucho más pendiente de las molestias en el talón que de los tiempos de paso. Así casi sin darme cuenta llegue al km 15 con los siguientes parciales:

* Km 0-5: 20:44 (más lento por ejemplo que en Fuencarral o La Latina)

* Km 5-10: 21:46 (también más lento que en las 2 citadas)

* Km 10-15: 20:52 (con este parcial ya voy 2 minutos por debajo que en ellas)

En ese momento reparo, que de mantener este ritmo llegaría en menos de 1h30. Pasado el escalofrío inicial, bajo de la nube y comprendo que me queda la subida dura y que el dolor va a más y me provocará correr más lento.
Justo en este punto se unen a nosotros los corredores del maratón. Les aplaudimos cuando nos interceptan. Van como motos. Al igual que en el grupeto en que me hallo se respira la ilusión de sub 1h30, los corredores que nos sobrepasan se ve claramente que buscan el sub 3h (y estoy seguro que los 2 o 3 que me crucé consiguieron su objetivo).

La subida se me hace mucho menos dura de lo que esperaba y casi sin darme cuenta me planto en el 17. Lo que queda hasta meta es ya un paseo cuesta abajo, pero para mí va a convertirse en un suplicio. No sé como iría de ppm, ya que deje sin pila el pulsómetro en Madrid, pero mis sensaciones en este aspecto eran geniales. Eso si, el talón era otra historia. DOLOR, DOLOR y MÁS DOLOR. Ya la cojera era palpable. En el 18 pasamos de nuevo bajo el Arco del Triunfo y el speaker al verme pasar en solitario, leyo mí dorsal y me animó con un:

Animo Vicente Gaggguido de la Espangnaaaa que solo quedan 3 km paggaaa meta cuesta bajjooo!!!. Los pelos como escarpias me puso el gabacho (bueno belga), je, je.

En ese momento, a pesar de que según el garmin con mantener a 4:15 los 3 restantes pasaría el km 21 en menos de 1:29:40, era consciente de relojito llevaba más de 350 m de error con la distancia real y por tanto, según él, la meta se iría casi 21,5 km. Por tanto, sabiendo que no iba a romper la mágica barrera, intenté sufrir lo mínimo. Aún así hasta meta mantuve a menos de 4:15, pero es que la bajada era para lanzarse a tumba abierta. No sabría decir las docenas de corredores que me pasaron, lo que si sé es que yo solo pase a uno y porque el pobre iba andando por el 20 con, al parecer, un pinchazo en el gemelo.

Con todo, entré en la Gran Platz (Grote Mark en flamenco) abarrotada, con fuerzas incluso para sprintar y parar el crono, según el Fore, tras 21,47 km en 1:31:24, siendo el llegado 209 de los 5339 que finalizaron la prueba

Entrando dolorido, pero triunfal en meta


Camiseta de la carrera no tengo, básicamente porque no me dio la gana pagar 10 pavos más en la inscripción (20 euros por la carrera ya me pareció bien). Pero a pesar de una triste bolsa de corredor (plátano, pastelito y agua), si tendré un recuerdo bonito de esta media:

Je,je, años que no me daban una medalla al acabar la carrera


Como anécdota, por un fallo técnico, no nos encontramos en la Gran Platz al finalizar y volvimos cada uno al hotel por nuestro lado.

Del post-carrera, no hace falta comentar nada, ya está todo dicho. A ver el Atomium, Catedrales, Pabellón japonés, Parlamento y demás cosas que restaban, fueron Bea y un cojo.

Más agusto que un arbusto, celebrando la paliza en modo-belga


7 comentarios:

  1. Felicidades!!! excelente tiempo!! qué fuerte eres, correr con dolor ufff!!!
    El perfil de la media tiene lo suyo, nada de fácil!
    Espero que puedas seguir controlando la fascitis y seguir entrenando.
    bss
    Tania

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias Tania ;-)

    Llanita no era la verdad, pero tampoco tan dura como las medias que se gastan por los Madriles. Además se nota mogollón el correr a nivel del mar en vez de a 700 msnm.

    De fuerte nada, lo que soy es un insconciente y un borrico(y así me va).

    De momento ha pasado una semana y no he podido correr ni 1 km, por tanto si que me ha salido cara la insensatez de Bruselas.

    Besos

    ResponderEliminar
  3. Joooooooer que carrerita te has marcado !!!!!
    Enhorabuena compi, me ha gustado la crónica, los animos del speaker debieron ser la leche a persar del acento no? jejejeje. y la medalla un lujazo, ya no dan tantos trofeos como antaño.

    en fin lo dicho Felicidades por este carreron.

    un abrazo

    ResponderEliminar
  4. El 200 de 5000, esta genial!
    Encima con la camiseta de las estrellitas jejej.
    Por cierto, me alegro que te pasaras por Delerium
    Saludos y Enhorabuena!!

    ResponderEliminar
  5. Gracias chicos.

    Unyko: Si la verdad es que los ánimos se agradecen, pero me hicieron más ilusión porque hizo el esfuerzo de decirlo en español, a pesar del acento,je, je. Es cierto que ya no se estila tanto dar medallas o trofeitos, con lo bien que quedan en la estantería para que lo vean las visitas :-)

    Edu: Lo del puesto es anecdótico. Tengo la costumbre de ponerlo en las crónicas, pero solo como un dato más. Me quedo con el tiempo, osea que preferiría haber quedado el 1000 de 5000 y haber bajado de 1h30. Grande la Delirium y sus cervezas de 10 y 12º.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. El fallo técnico, fue que Bea no te esperaba tan pronto, y no le dio tiempo a coger sitio para verte llegar. Como decías que por el dolor ni de coña rozarías la 1:30h, pues lo que hice fue ver Bruselas tranquilamente.
    Y aun que no me creas, me alegro muchísimo del tiempo que hiciste. De que estés mejorando en tus carreras gracias al entrenamiento y de que te estés volviendo más concienzudo con lo de tu dolor, y no seas tan masoca. Me alegro también de que decidas tomar unos simples ibuprofenos para ello y te cuides. Espero que algún día se te vayan los malditos dolores.
    pdt:Intenté escribir antes, pero esto no me iba

    ResponderEliminar
  7. Coño pues eso, un fallo técnico. Aprecio que esperases, cámara en mano, en meta para retratar el momento (en la próxima me pillas seguro). Claro que sé que te alegras de todo lo que comentas, y yo te lo agradezco chata. Además tu tienes mucho que ver en mis avances, por tanto gracias por ello también.

    1 beset morena

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...