viernes, 24 de febrero de 2012

Oda a una "Todoterreno" (2012)

Tributo en imágenes a mi fiel compañera de los últimos 6 años, la cual no podrá escoltarme en ninguna otra aventura, gracias a un individuo que decidió cortar nuestra relación por lo sano con una cizalla.



martes, 21 de febrero de 2012

I Cursa Pineda Platja (Vila-Seca) 2012


Anonadado, estupefacto, patidifuso me he quedado al observar el reloj de meta mientras finalizaba mi segunda carrera popular (tras el Duatlón de la Secuita en verano de 2010) por tierras catalanas.

Pero no comencemos la casa por el tejado.

Cuando supe que el 11 y 12 de Febrero me tocaría currar y que por ello, muy a mi pesar, habría de dejar la Feria del Embutido de Requena para otro año, adquirió una importancia supina el planificar algo con el fin de sacar esa espinita.

Debatiendo con Bea, llegamos a la conclusión que la mejor manera sería realizando una escapada de fin de semana para recargar pilas disfrutando de buena compañía, buen comer y descanso. El sitio elegido, en esta ocasión, fue Tarragona. Que mejor compañía que la familia, una calÇotada prometida esperando y la oportunidad de volver a ver a los peques: Eric disfrutando del Carnaval y Ruth de los bibis (además Bea todavía no la conocía en persona).
Eso sí lo del descanso…Sabiendo que el domingo nos esperaban 650 km de regreso, no se me ocurrió otra cosa para estar más fresco el lunes, que apuntarme a una carrera esa misma mañana (eso si… seguro que la haría de trankis…)

Pues dicho y hecho. Viernes por la tarde de Madrid a Requena para recoger a mis padres y después los cuatro a cenar a Tarragona.

Tras matar bien el sueño, el sábado subimos a la Parcela de mis tíos y entre pitos y flautas pasamos la mañana hasta la hora de comer.

Que bien se está hoy al solecito

Han salido de paseo hasta los duendes

En principio la calÇotada iba a celebrarse el domingo, pero como no queríamos que se nos hiciese muy tarde para regresar a casa, al final se adelantó un día.

Con los calÇots preparados (4 manojos de 50), lumbre de sarmientos en marcha, salsa romescu especial de mi tía Ali y lo más importante: 8 individuos ansiosos por empezar a devorarlos, ya puede comenzar la fiesta.

Y como no solo de verde vive el hombre, un poco de "chino" para aderezarlo 

Así a bote pronto, para un novato en el arte de comer calÇots, 25 “unidades” por cabeza podría parecer excesivo, pero nada más lejos de la realidad. Cuando les pillas el tino, son adictivos como las pipas, y puedes alcanzar cifras realmente destacables.

Que sepan los/as valientes (yo que me las doy de tener buen saque, no me atrevería) que el último finde de Enero se celebra en Valls, la cuna del calÇot, un campeonato de comer los susodichos. Quien quiera desafiar al ingeniero de origen austriaco recordman de la prueba, solo tiene que meterse entre pecho y espalda unos 300 calÇots (más de 3kg) en 45 min. Mirad como se las gasta el menda.

Amaneció el domingo y bufff. De nutrición sé lo justo, pero con eso me basta para lanzar el siguiente consejo:
“El día anterior a una competición come pasta, arroz, patatas o lo que sea que te de energía (incluso carne o embutido si te sienta bien), pero desaconsejo encarecidamente que te zampes más dos docenas de “cebollas tiernas” si en la carrera no quieres parecerte a Rafa Iglesias más de lo que te gustaría (y no hablo en términos atléticos precisamente).

Sin necesidad de entrar en más detalles, habiendo hecho los "deberes" en casa antes de salir, acudí a Vila-Seca para disputar su primera carrera por la Playa de la Pineda.

INCISO: He de decir que, tras las Dos Leguas Fuente de la Chopera, por fin he vuelto a calzarme las zapas y pulsómetro para otra cosa que no sea competir. Fue el jueves pasado y la actividad correspondió a 49 minutos de vértigo en casa sobre la elíptica para realizar 5 km, según ella, a 99 ppm de media (pedazo de entreno oiga…) 



De la carrera sabía lo que ponía en la web: Un circuito de 5 km al que darían un sola vuelta los que eligiesen la modalidad de 5 km, y dos los que eligiesen la de 10 km, limitada a 500 corredores, sin pendientes pronunciadas y poco más.


Esta vez si me pareció interesante calentar 10 minutillos, pues no llevaba yo el cuerpo muy predispuesto para la carrera...

De que me quise dar cuenta faltaban 2 minutos para la salida y casi todos los corredores estaban apelotonados en ella, por lo que me fue imposible colocarme decentemente. Pero esta vez, al contrario que muchas otras, no me importó lo más mínimo ya que solo quería disfrutarla sin exprimirme al máximo.
Se dio la salida, y como no sabía si existía alfombrilla en la salida o solo en la llegada, piqué el garmin unos segundos después del pistoletazo. Cuando pasé bajo el arco (tras 15-20 seg) comprobé que sí la había y por tanto tendríamos tiempo oficial y neto.

Los primeros centenares de metros fui muy tranquilo, además se me soltó la cinta del pulsómetro (por ello salen picos de 197 ppm no reales) y volver a ponerla en carrera te hace ralentizar el ritmo. Pero nada más hacer un giro y ver una avenida amplísima y llanísima, comencé a incrementar el ritmo. El cartel del km 1 (también los siguientes) coincidió al mm con el pitido del garmin. Lo completé, a pesar de perder esos segundos en la salida, en 4:02. El km 2- 3:47 (y soltándose de nuevo el pulsómetro), km 3- 3:59, km 4- 3:59 y cuando pasaba por meta tras la primera vuelta pude ver que el reloj marcaba 19:5X.
Si hubiese marcado 21 o 22, habría disfrutado de esa segunda vuelta, pero con ese tiempo no me quedaba otra que intentarlo...
Por supuesto iba ya forzado y los segundos iban a ir cayendo sin piedad. Km 6- 4:09, km 7- 4:05, km 8- 4:07, km 9- 4:03. Echando el resto, que era ya poco, en el último km, vi con resignación como la primera cifra del reloj había cambiado de 3 a 4 hacía unos segundos.

Entré en meta, parando el Garmin tras 9990 m en 40:19 y de pronto reparé en que el tiempo neto sería de 15 a 20 segundos menor.
Con la publicación de las clasificaciones al día siguiente pude comprobar que mi tiempo neto distó del oficial 21 segundos.  Entonces... eso quiere decir que..... Pues quiere decir que desde que se dio el pistoletazo de salida hasta que pise la alfombrilla pasaron 21 segundos, pero resulta que tardé en picar el garmin 5 segundos desde el pistoletazo con lo que al final mi tiempo ha sido: T.Oficial- 40:24, T.neto- 40:03, siendo el llegado 59 de los 312 participantes en la de 10 km.


CAGÜENNNNNN TOOOOOOÓ LO QUE SE MENEA

Pues sí, 4 segundos me han privado por primera vez en mi vida de bajar de 40 minutos en un 10000 circular, ya que los dos sub 40´que atesoro han sido realizados en carreras con la llegada a menor altitud que la salida y por tanto no son representativos.


Pero dejemos a un lado las lamentaciones, ya que ese crono, presentando mi estado de forma actual, solo debe provocarme satisfacción y alegría.
Sinceramente, a pesar de una carrera llana a nivel de mar y con temperatura idónea, no logro entender por qué ha ocurrido esto en este momento. Al final voy a tener que cambiar el consejo y recomendar inflarse a calÇots para volar al día siguiente.

Y, como no, la mejor manera de recuperar fuerzas para emprender el viaje de vuelta:

Esto sí que son hidratos como Dios manda

Ahhmm y en la última entrada olvidé comentar, que como parece ya casi controlada la lesión y tengo ganas de correr una media, me entró de nuevo el ansia viva y de golpe y porrazo me inscribí no a una, ni dos, ni tres, sino cuatro (Tragamillas, Alcalá, Ciudad Universitaria y Madrid). Para renunciar a alguna siempre estaré a tiempo. Ahora solo me queda retomar los entrenos para llegar mejor de fondo, que es justo lo que necesito.


viernes, 10 de febrero de 2012

Esencia popular-Más estrategia que en el Mus

Genial cortometraje que nos traen los compis de La bolsa del corredor (blog de running del diario Sport). Imposible no verse retratrado en alguna situación si eres corredor popular J


Lo mejor al final de los créditos. Que grandes!!!

lunes, 6 de febrero de 2012

XIII Dos Leguas Fuente de La Chopera 2012


En esto del running, como en muchas otras facetas de la vida, te encuentras a gente de todo tipo: Unos correrán más, otros menos, unos disfrutarán únicamente rodando tranquilos sin cronómetro, mientras que otros adorarán competir o exprimirse a diario. Pero si hay una norma común para todos ellos, esta es sin duda: Si quieres progresar, debes entrenar.

Existen otros muchos factores necesarios para que se produzca la mejora, pero algo que no admite réplica es que por muy buena alimentación que lleves, por muchas horas que descanses o por muy buena equipación que emplees, si no sigues una rutina de entrenos más o menos estructurada lo llevas claro amig@.

Yo pertenezco al grupo de los que adoran competir. No contra otros corredores o por conseguir un buen puesto en la clasificación, ojalá también hubiese nacido dentro del grupo de los dotados genéticamente para la carrera J , sino conmigo mismo y contra mis marcas.
Hasta aquí todo correcto, el problema viene cuando desafortunadamente, por la razón que sea, también perteneces al grupo de aquellos que no entrenan como debieran. En ese momento, comienza a mascarse la tragedia.


En mi caso, por ejemplo, el pasado 6 de Noviembre (empujado por una lesión) abandoné los entrenos. Hoy, 3 meses después, mi balance desde ese día ha sido de 0 entrenos y 5 competiciones.
Además no concibo asistir a una carrera sin hacerla a tope, a pesar de ser consciente que es una insensatez y que algún día tendré un susto, pues opino que para ir de paseo ya tengo gratis el parque los 365 días del año.

Con este panorama me presenté ayer domingo en Leganés para disputar su edición número 13 (uyy lagarto… lagarto) de las Dos Leguas Fuentes de la Chopera.

Y hablando de lagartos, acongojado me quedé cuando deambulando por las inmediaciones de la salida de la carrera en busca de aparcamiento, me topé de frente con el primo del habitante más famoso de un conocido lago escocés.

Cachondos estos de Lega Nés.

Como tengo por costumbre, muy mala por cierto, llegué a la salida con el tiempo pegado y sin calentar comencé a dar zancadas en mi 3ª carrera popular de 2012.


Para variar, vuelvo a salir a tope sin pensar en lo que pueda venir. En esta ocasión si llevo pulsómetro y me sirve para comprobar lo insensato que soy. Ha pasado poco más de un minuto desde el pistoletazo de salida y ya voy por encima de 170 ppm, de las cuales no bajaré hasta finalizar la carrera. Nunca me he realizado una prueba de esfuerzo y tampoco conozco con exactitud mi ritmo cardiaco máximo, mas allá del famoso 220-edad, pero lo que es claro es que nunca mi garmin ha llegado a registrar 190ppm. Sabiendo esto, mis datos en carrera (media 177 y max 188) me hacen pensar que he ido demasiado forzado gran parte del recorrido.


Paso por el km 5 en 20:49, pero más allá de las pulsaciones, las sensaciones son pésimas. Corro de nuevo sin dolor en pie, pero me cuesta sobremanera acercarme a los ritmos en los que me movía hace pocos meses. Aparte de esto, se dan varias circunstancias que hacen que el ritmo decaiga todavía más. La primera es que, gracias a la famosa ola de frio polar, me he presentado más abrigado de lo habitual (camiseta térmica y guantes) y ahora lo estoy pasando peor que un esquimal en una sauna, y la segunda es que nos está acompañado durante gran parte del recorrido un compañero al que la mayoría de corredores odia a muerte: El viento, que digo viento... EL VIENTAZO.
Y para acabar de fundirme, llego al punto clave de la carrera: La Cuesta del Cementerio. No, no es que la apoden así porque algún corredor haya sufrido una desgracia subiéndola, sino simplemente porque al final de esta se encuentra el campo santo de la localidad. Es una rampa de 300-400 m que como no llegues con algo guardado se te puede atragantar y de que manera.

Sonreía porque ya se aproximaba el fin de la "cuestecita"

Conforme he llegado a sus faldas, ya puedo dar gracias de haberla coronado sin haber tenido que parar a caminar. Y desde aquí hasta meta, los 2,5 km restantes, recorrido favorable en el que puedes recuperar bastantes segundos si las fuerzas te lo permiten (obviamente a mi no me lo han permitido).

Aun así cruzo la meta tras 10880 m en 46:42, que conforme se ha desarrollado la carrera, me dejan más que satisfecho. Mi posición ha sido la 149 de los 1420 atletas que han cruzado la meta.

video

Los datos recogidos por el Garmin han sido:


Y una camiseta conmemorativa de buena calidad, que junto a una braga, una coca cola, un acuarius y unas galletas, han compuesto una bolsa del corredor un tanto discreta para los 16 euracos que constaba la inscripción.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...