martes, 20 de marzo de 2012

II Medio Maratón Cervantina 2012

LAS IMPRUDENCIAS SE PAGAN... CADA VEZ MÁS

No puedo estar más de acuerdo con ese famoso eslogan utilizado, a finales de los 90, por la DGT para lanzar una de sus campañas de concienciación.

Si te identificas de manera más fidedigna con un Vectrilla diesel entrado en años, que con un flamante SLR McLaren 5.5 v8 a estrenar, debes ser prudente a la hora de enfrentarte al asfalto.

Obviamente si conduces un superdeportivo también deberás mostrar sensatez en cuanto a velocidad o conducta al volante. Pero si lo tuyo es un utilitario no apto ya para muchos excesos, cobra vital importancia el ser precavido si no quieres sufrir las consecuencias.

A mi se me podría encuadrar en los berlina de gama media-baja y cascaetes. Es decir, un corredor paquete del pelotón y cascaete no por la cantidad de km realizados, sino por la baja calidad de los componentes de fábrica.
Con este panorama, ante el más mínimo síntoma de avería es indispensable acudir al taller y no volver a la carretera hasta que todos los problemas estén resueltos.

¿Qué ocurre si no actúas de dicha manera, y tientas a la suerte semana tras semana?


PUES ESO, LO DEL FAMOSO ESLOGAN

Haciendo caso omiso a las señales de alerta que aparecieron el finde pasado en Ciudad Universitaria, sin correr ni un km de nuevo en toda la semana, me presenté el domingo en Alcalá con una única intención: Exprimir la máquina al máximo.
 Más miedo que el dolor en la fascia derecha, me provocaba el presentar una molestia en el aductor izquierdo, que pese a estirar durante la semana no había desaparecido en su totalidad.

Mi objetivo de carrera: Si en las dos semanas anteriores, había corrido dos medias en 1h32, con perfiles más exigentes que el que a priori presentaría la de Alcalá, no había otra opción que intentar el sub 1h30. Además el circuito a dos vueltas sería ideal para estudiarlo en la primera sin ir al máximo y ya en la segunda echar el resto regulando donde fuese necesario.
  
Si se quiere bajar de 1h30 estás obligado a completar los 21,097 km a una media de 4:15 min/km. Lo entendidos indican que la mejor estrategia es correr en negativo, es decir, la segunda parte de la carrera más rápida que la primera. Gran mayoría de los élite, desde mediofondistas a maratonianos siguen esta táctica.
Yo no sirvo para eso. Podría correr alguna carrera en negativo sí, pero el día de intentar conseguir un objetivo, para mí solo existe un palabra: POSITIVO.

Por tanto intentaré realizar una primera parte algo más rápida y así conseguir un pequeño colchón por si pudiera necesitarlo en la segunda. Los tiempos de paso de referencia a un ritmo constante de 4:15 son: km5-21:15, km10-42:30, km15-1:03:45, km20-1:25:00.

Sobre el papel aparecía todo muy bonito. Ahora solo queda llevarlo a la práctica. A las 9:30,desde la Plaza de Cervantes en pleno centro del casco histórico da comienzo la prueba.


Desde los primeros compases puedo comprobar que va a ser un circuito fabuloso. Grandes rectas totalmente llanas y gran parte del circuito urbano con sombra. Paso por el km 5 en 20:29, según el Garmin, y de momento todo va genial. La molestia del aductor incluso va desapareciendo al entrar el calor y la fascia me está respetando por el momento. Ando estabilizado en 172 ppm, cuando en otras carreras siempre al principio me salían medias mayores.

Gracias a todo ello, creo firmemente que va a ser mi día. Pero amigooooo, LAS IMPRUDENCIAS SE PAGAN y con 30 tacos (a los 21 cuando comencé a correr no me pasaban estas cosas), CADA VEZ MÁS.

Poco más de 5 km han hecho falta para pasar de estar pletórico a hundido. Ya por el km 7, he comenzado a notar la punzada en el talón. Como ya nos conocemos he decidido ignorarla, con la ilusión de que desapareciese con los km. Aún con el dolor, el Garmin pita marcando los 10 km a los 41:34 (el tiempo real facilitado por la organización ha sido de 42:12). Lo que debería ser una segunda vuleta por un recorrido ya conocido y con ilusión por saber que aún tengo a tiro el objetivo, se ha convertido en un suplicio gracias de nuevo a mi querida lesión.


Y por si fuera poco la incomodidad del pinchazo en el talón ha cada zancada, esta vez hemos llegado a un nivel superior. Allá por el km 12 ha comenzado a cargárseme la cadera y sobre todo la rodilla derecha, seguramente por la modificación de la pisada por el dolor. Pese a intentar cargar igual con ambas piernas, el mal ya estaba hecho.  Cada vez ha ido a más y pasado el km 13 (cachondo que haya sido justo en este) me he visto obligado a parar. Es increíble como se puede pasar de no tener molestia alguna a presentar tal estado de dolor que no me permite doblar dicha rodilla en un ángulo de 90º.

Llegados a este punto lo lógico sería retirarse para evitar males mayores, aceptando lo ocurrido.
Pero soy demasiado cabezón para ello, y si en mis 78 carreras anteriores nunca me he retirado, no iba a ser la número 79 la que quedase grabada en mi memoria por ese dato.
Así que ya perdida la batalla contra el crono, ahora solo queda intentar ganarla contra la distancia.
Increible la de ánimos que me han dado público y corredores durante esos 8 km.
Si hasta el momento en que he parado, la media era de menos de 4:20 min/km, decir que de ahí a meta el km más rápido ha sido en 5:18 y el más lento el último (apenas he podido trotar unas docenas de metros) yéndome a casi a los 9 minutos.

La vuelta a la Plaza de Cervantes ha sido antológica, decenas de corredores sprintando sobrepasándome y también decenas de personas del público aplaudiendo y dándome ánimos mientras yo andando, cojeando y con la mueca de dolor, cruzaba la meta de los 21,46 km en 1:46:20, siendo el llegado 609 de los 842 atletas que finalizaron la prueba.


Poco más que decir. Descanso, ibuprofeno y hielo. Veremos como evoluciona la rodilla, pues a la hora de escribir estas lineas el dolor sigue siendo intenso. A no ser que desaparezca por completo me veré obligado a presentar renuncia a la Media de Madrid (y mira que tengo ganas de correrla).


lunes, 12 de marzo de 2012

XXXII Medio Maratón C.Universitaria 2012


YA ERA DE RAZÓN

Si existía una carrera con la que tenía cuentas pendientes, esa era sin duda la Media Maratón de Ciudad Universitaria. Este era el tercer año consecutivo que me presentaba a la cita en la Glorieta de Cardenal Cisneros.

Es una prueba peculiar, bautizada como la carrera para todos, ya que consta de un circuito de 7 km y puedes elegir sobre la marcha si realizar 1, 2 o 3 vueltas (incluso más de uno decide añadir otra y convertirla en una buena tirada dominguera de cara a MAPOMA). Además como en 2009 cursé un año de mis estudios en dicho campus, al presentar el carnet de la Complu, la inscripción sale a un precio irresistible (3 eurillos).

En 2010 no estaba preparado para competir en más de 10 km, por tanto me quedé en la 1ª vuelta. En la edición del pasado 2011 si tenía intención de completarla entera, pero debido a una lesión volví a realizar solo los 7 km.

Este año por tanto, aunque sin los km que debiera en las piernas, si quería saldar la deuda pendiente y añadir la media completa al CV.

Después del mal trago en la Tragamillas la pasada semana, y más teniendo la media de Alcalá el próximo día 18, he decidido correrla por sensaciones sin hacerla a tope siendo un esclavo del Garmin.


Y justo de esa manera he actuado. He salido tranquilo a ritmos entre 4:30-4:40 para ir incrementándolo según entraba en faena. Sobre el km 12 he comenzado a notar de nuevo el "quemazón" en el talón (mucho era que no saliese a relucir mi fascia en una crónica) y he estado tentado a dejarlo en la segunda vuelta. Probablemente de no haber existido esa cuenta pendiente lo habría hecho, pero esta vez no. Por ello he aceptado de nuevo la molestia y he completado la carrera en su totalidad.


Sin ser consciente del ritmo empleado, me ha sorprendido comprobar como casi he clavado el tiempo en los 3 parciales de 7 km:

Vuelta 1: 30:22
Vuelta 2: 30:23
Vuelta 3: 30:52

Me han sobrado fuerzas incluso para realizar al sprint la vuelta en la pista de ceniza. He parado así el FR tras recorrer 21,21 km en 1:32:33 (algo menos el neto), siendo el llegado 204 de los 1915 que hoy completaron las 3 vueltas.

CONCLUSIONES: He acabado genial de sensaciones (pasemos por alto la molestia en el talón) y el crono ha sido unos segundos menor que en Collado Villalba, cierto que es menos dura, pasando por el 10000 casi 2 minutos más lento que hace 7 días. Por tanto esto me lleva a pensar que quizás deba plantearme esta estrategia para futuras carreras. Los datos obtenidos con el Fore:


Además apuntar que esta carrera también me ha servido para evidenciar que circuitos a dos vueltas los realizo sin problemas (incluso en ocasiones me gustan), pero a tres es un auténtico coñazo. Por tanto no sé yo si repetiré en futuras ocasiones.

 Sea como fuere: Deuda saldada


sábado, 10 de marzo de 2012

Un clavo saca otro clavo


Dos son las formas de superar la marcha del amor de tu vida.

Una es tener paciencia, esperando demostrar aquello que dicen sobre el tiempo, que todo lo cura.
Y otra consiste en pasar rápidamente página, haciendo tuyo el refrán de:
UN CLAVO SACA OTRO CLAVO.

Obviamente en mi caso guardar luto durante un dilatado periodo de tiempo, poco me iba a aportar. Por tanto tras 5 días llorando su pérdida (también tengo un corazoncito), puedo decir que ya he encontrado una nueva compañera: CONOR AFX 2.0

Es española, con más curvas que la anterior. Fue un flechazo. La conocí y esa misma noche ya se quedó a dormir. Al día siguiente fuimos de compras y ya quedo lista para darnos un paseito por el centro.


Ahora bien, sabe adaptarse de sobra a las circunstancias. Si salimos al campo, deja todos sus complementos en casa y presenta un aspecto de deportista, que a mí me encanta.

De momento solo hemos tenido tiempo de compartir juntos dos jornadas campestres. Pero hemos congeniado a la perfección y deseo que nuestra relación dure muchos años.


En fin, solo el tiempo nos lo dirá. Ayyy que guapa mi Conny !!!


martes, 6 de marzo de 2012

VI Medio Maratón Collado Villalba 2012


Cinco meses, nada menos, han transcurrido desde que me enfrenté por última vez a una carrera de 21 km.

Que recuerdos al rememorar aquella mañana del 2 de Octubre de 2011, en la que fue mi primera carrera fuera de la amada patria. Acababa de iniciar, hacía un mes, el Plan para el Maratón de Valencia y a pesar de haber comenzado a manifestarse la fascitis, mi estado de forma e ilusión eran envidiables. En aquella ocasión acabé, aparte de cojo, en 1:31:24. Ese crono correspondía con mmp en mi nueva etapa como corredor desde 2009.

Ese día, sin yo saberlo, fue el principio del fin. Para no aburrir al personal, no pasaré a detallar todos los inconvenientes derivados de esa lesión (incluido el debutar arrastrándome en el Maratón). Pero de lo que no hay duda, es que ni un solo día he dejado de imaginar el momento en que nuevamente volvería a sentirme, al menos, mediomaratoniano.

A día de hoy la lesión la tengo controlada, que no superada. Es decir, no me molesta en el día a día (sobre todo al levantarme era cuando peor lo pasaba), ni tampoco me incapacita para correr, especificando que actualmente para mi correr es: Ir de carrera en carrera y tiro porque me toca. Obviamente si entrenase 5 días a la semana, la situación sería bien distinta.


Sé que no es saludable correr solo una vez cada una o dos semanas. Y mucho menos que los 81 km (contando los 21 de esta media) que he realizado en 2012, se puedan desglosar en 23 km de entrenamiento en 2 sesiones la pasada semana y 58 km repartidos en 5 competiciones realizadas a tope.

Pero asistir a carreras de vez en cuando es el último fino enlace que me une a esto del running. De no ser así, ya lo habría abandonado o cambiado por otro deporte (como ya ocurrió en 2005).


En esta situación me presenté el pasado domingo en Collado Villalba para disputar su Media Maratón Tragamillas (en homenaje a Antonio Ledesma, corredor villalbino apodado de ese modo, que casi todo corredor madrileño debe conocer).

De esta prueba había oído y leído maravillas, tanto de su organización (doy fe que de 10 en todos los aspectos), como de su recorrido mixto (discurriendo varios km por la espectacular Dehesa de la Villa).


Llegaba a la cita, aunque sin el entrenamiento apropiado, super motivado (tras el 40:03 de hace 2 semanas en Vila-Seca). No obstante, siendo un recorrido no propicio para hacer marca, dudaba sobre el ritmo al que correrla.

Ya en la salida, me encuentro al gran Runningbox. A pesar de no correrla, pues está mimando sus isquios de cara a Aranjuez, ha acudido a disfrutar del ambiente y a realizar otro más de sus geniales reportajes fotográficos (es un verdadero enamorado del atletismo). Aprovechando su gran conocimiento sobre carreras de la Comunidad de Madrid (llevando a sus espaldas casi 100 medias, pocas pueden habérsele escapado), le pregunto sobre el recorrido y me lo resume a la perfección, con lo que ya puedo hacerme una idea de los tramos complicados de la misma.

Una foto con un grande en esto del running

Me comenta que hay algunos forofosdelrunning más por ahí, pero como siempre llego con el tiempo justo me he perdido la kedada anterior. Recojo dorsal y chip, meadita del miedo y apenas me coloco entre la multitud, se da la salida.  Bueno, pues aquí me hallo disputando por 17º vez en mi vida una carrera de 21,097 km.


Tema Ritmo: Vuelvo a comprobar que la adrenalina del inicio de carrera y yo definitivamente no hacemos buenas migas.

En vez de hacer caso al sabio runningbox, y reservar fuerzas para el tramo del km 12-17 (sobre todo a partir del 14), decido aprovechar las apetecibles liebres que pone la organización a nuestra disposición. Como espero no realizar más de 1h40m, ojalá hubiese existido un globo de 1h35, acabo enganchándome al del tiempo inferior (en este caso 1h30m).
Por supuesto soy consciente que ni de coña estoy para ese tiempo, y menos en una media como esta, pero mi idea es intentar seguirlos en la parte favorable hasta el km 12 y a partir de ahí "Dios proveerá".

Y así ha sido. El problema es que si ya el ritmo de 4:15 min/km se me queda grande, imaginaos como iba a acabar la historia si pasamos por el km 10 casi un minuto por debajo de los 42:30 previstos. Pues eso, que sobre el km 12 al cambiar el asfalto en bajada por los caminos de tierra en subida, mi carrera ha quedado resuelta. Antes de llegar al 13, he comenzado a sufrir un flato como nunca antes, que sumado a que no iba ya de patas y a la sensación de ir pasado de vueltas (no cogí el pulsómetro por lo mismo..), ha desembocado en la necesidad de parar al menos tres veces entre los km 14 y 16. Ni que decir tiene, que he visto perderse al globo en la lejanía.

El parcial del segundo 10000 ha sido de 46 minutos, y suerte que desde el km 17 a meta de nuevo el recorrido era favorable, por lo que he podido recuperar un poquito. Al final he parado el Garmin, tras recorrer 21,17 km, en 1:32:40. Finalizando así, en el puesto 183º de los 1392 atletas que han completado esta bella carrera.

Mi penosa técnica de carrera & YO

Los datos recogidos por el Fore, revelan la petada de rigor:


CONCLUSIONES: Fabulosa Carrera, Fabulosa Organización, incluso Fabuloso Crono (para mi modesto nivel atlético)... pero todo ello empañado por unas Nefastas Sensaciones.

En fin, veremos la semana que viene en Ciudad Universitaria que tal se da... como dato hacer constar que los dos últimos años me he retirado tras la primera vuelta. Espero que a la tercera vaya la vencida.

  
Fotos cortesía de : Runningbox y photocreative.org

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...