martes, 24 de abril de 2012

Camino de Levante II (La Roda-Toledo)


Desde el pasado domingo, en la blogosfera runnera, muchas son las entradas que versan sobre el mismo tema. Y es que el 22 de Abril se ha celebrado en la capital de España la primera edición del Rock´n´Roll Madrid Maratón (useaseee el MAPOMA de toda la vida al que los nuevos organizadores guiris han añadido unos grupos de rock en el recorrido y un cierre anticipado de inscripciones muy comentado).

Aprovecho la ocasión para felicitar a tod@s l@s valientes que se dieron cita en la Plaza de Colón para enfrentarse a uno de los maratones de asfalto más duros de Europa. Crónicas las hay de todo tipo y colores: Algunos consiguieron su objetivo, otros no, unos disfrutaron como enanos, mientras que otros sufrieron lo indecible, incluso varios tuvieron que retirarse lesionados. El resultado es lo de menos, para mí el solo hecho de entrenarlo durante meses y acudir a la salida mentalizados para afrontar este duro reto, los hace merecedores de todo mi reconocimiento y admiración.

También he de recalcar que: LA ENVIDIA ME CORROE (No sé si será sana, insana o de otro tipo). Obviamente, después de cómo acabé en Valencia y de mi comienzo de año, no podía permitirme el lujo de convertir esta carrera en un objetivo. Pero también es cierto que desde finales de Enero, a pesar de no entrenar lo debido, mis sensaciones en las carreras que disputé fueron mejores de lo esperado (sobre todo en lo relativo a molestias por la fascitis). Por ello comenzó a crecer dentro de mí la ilusión/esperanza de realizar varias medias, aumentar unas semanas el kilometraje y con ello intentar formar parte de esta fiesta deportiva de la ciudad en que llevo viviendo casi 4 años. Por descontado, salvo comentarios difusos a mi pareja, familia o amigos, no hice públicas mis intenciones. Aún así, por aquel entonces creía en mis posibilidades y por si se diera el caso, llegué a pedir en el curro el viernes anterior y lunes posterior a la prueba e incluso tenía elegidas las Adidas que compraría para conseguir la inscripción...

Pero esta vez no se obró el milagro. Ocurrió lo que tenía que ocurrir y volvieron las molestias, además de aparecer otras nuevas. A cinco semanas del gran día, en Alcalá de Henares, todas las ilusiones/esperanzas se vinieron abajo y tuve que aceptar que no sería en 2012 cuando corriese los 42.195 m de la capital.

Siendo consciente de ello, con 4 días por delante, con el monazo de hacer algo de deporte y uniéndole que Bea estaba liadísima con los exámenes y de poco tiempo libre dispondría esos días, afloró otra de mis aficiones (que podía practicar sin resentir mi maltrecha rodilla) olvidada durante más de año y medio: EL CICLOTURISMO.



Desde que realizase con Bea el Camino Sanabrés y la prolongación a Muxía y Fisterra en Septiembre de 2010, ya no había vuelto a montarle las alforjas a la burra para realizar una ruta de varios días. Había llegado pues el momento. La idea era comenzar el viernes el Camino de Levante donde lo dejé (La Roda) y durante 3 o 4 días, que decidiría sobre la marcha, devorar km para ir acercándome a Zamora donde lo daré por concluido al unirse a la Vía de la Plata, que ya he realizado. Los días de pedaleo han quedado algo así.

Día 1: La Roda – Las Pedroñeras (61 km)

Tras llegar en autobús, de milagro me dejaron meter la mtb en el maletero sin embalar, a La Roda y sellar la credencial en la enfermería de la Plaza de Toros (que actualmente se usa como albergue de peregrinos), comencé a pedalear hacía Minaya pasadas las 13:00.
  

Desde el primer km advertí que o cambiaban las condiciones metereologicas o de seguir así esos 3-4 días iban a ser un infierno. A pesar de anunciar lluvias no cayó ni una sola gota, sin embargo hubiese aceptado gustoso un aguacero si el vengdaval que soplaba se hubiera convertido en una suave brisa. Es muy frustrante ir en bici con un viento encontra tan fuerte que para sacar medias de 12-14 km/h (y eso que todo el camino era llano) acabes tan fundido como si hubieses hecho una contrareloj a tope.


Total que llegué a Las Pedroñeras destrozado sobre las 19:30 y pude pasar la noche en la parroquía municipal donde proporcionaban acogida, compartiendo estancia con un canadiense, una suiza y dos italianos. Grandísima cena la que disfruté con los italianos consistente en Spaguettis a la Putanesca artesanos. Los mejores que he comido en mi vida. Con apuntar que nos comimos un kilo de pasta entre los tres, queda todo dicho.



Día 2: La Pedroñeras – Villacañas (71 km)

A las 8:30, tras desayunar un tazón de café con leche y 2 tostadas con aceite y azúcar, comencé a dar pedales de nuevo. No tenía idea de a dónde llegaría, pero lo que sí sabía es que más allá de Villacañas la posibilidad de pernoctar de manera gratuita se esfumaba. Por tanto lo único seguro es que no pasaría de esa localidad. Al menos el viento era menor que el día anterior, aunque hacia fresco y no me quité la chaqueta ni los pantalones del chándal (olvidé las mallas largas) en todo el día.


Sobre las 16:30 arribé a Villacañas y tras comprar algo para merendar, cenar y desayunar, me dispuse a buscar el albergue municipal. Resulta que en esta localidad, ofrecen acogida al peregrino en una vivienda que tiene Caritas (ni que decir tiene que dejar un donativo en este tipo de hospedajes es lo menos que puedes hacer si tienes un poco de humanidad, aunque no te obliguen a ello) para alojar a personas con pocos recursos. En esta ocasión acudieron 10 personas y tuve el inmeso placer de compartir con ellos cena, tertulia, mientras disfrutamos por la radio del Barcelona-Madrid con los piques típicos de estas ocasiones. Fue una experiencia totalmente enriquecedora. A veces en el día a día nos quejamos por cuestiones banales y la verdad deberíamos recapacitar y pensar que no tenemos derecho, que hay mucha gente por ahí que sí tendría motivos para lamentarse todo el día y en cambio es asombroso ver el positivismo con el que afrontan su situación. Les deseo mucha suerte en su vida a todos y cada uno de ellos.


Día 3: Villacañas – Toledo (DC ~ 45km -6,90km -40km)

Decidí madrugar más que la jornada anterior ya que mi intención era poner punto y final a la ruta al final del día. Para ello debía llegar a Toledo, ya que desde ahí si tenía buena combinación de autobuses para llegar a Madrid. Alargar la aventura hasta el lunes implicaría pringar a Bea para que fuese en coche a recogerme y no quería robarle, pobreta meua, tiempo por culpa de mi mala planificación. Además así dispondría del lunes para descansar y encarar la semana laboral con fuerzas renovadas.
Sobre las 7:30 ponía rumbo a Tembleque y, dado que el camino discurría paralelo a pocos metros de la nacional, decidí aprovechar la carretera para avanzar de manera más rápida. Y una vez en Tembleque, tras la parada obligatoria que hago siempre en cada pueblo, continué con esta tónica hasta Mora.


En esta localidad se produjo la anécdota del viaje. Siendo las 10:00 pasadas y con 45 km ya en el cuerpo (no es que sea mucho pero con los casi 25 kg entre bici y alorjas, las piernas se cargan cosa fina), decidí parar a almorzar en la plaza del pueblo.

Cuál fue mi sorpresa, cuando al adentrarme en el casco urbano comencé a observar vallas, cintas, policía local por doquier y multitud de personas con camisetas idénticas. Me acerqué a un voluntario e inicié el interrogatorio:

-Vicen: Buenos días. ¿Esto es que celebra una carrera por el pueblo, no?
-Voluntario: Si, pero es para corredores (debió pensar que buscaba batirme en sprint con otros cicloturistas con alforjas)

-Vicen: Ya, ya, Pero... ¿Están ya en ello, o no ha comenzado todavía?.
-Voluntario: No!!! Comienza a las 10:30.

- Vicen: ¿Y qué distancia tiene?
- Voluntario: Son 7 km.

Llegados a este punto, a poco que alguien me conozca, ya se intuye la próxima pregunta que le formulé al voluntario.

- Vicen: Y... ¿existe la posibilidad de que pueda apuntarme y participar en ella?
- Voluntario: Claro hombre, corre a la plaza del pueblo ya allí te apuntan, que además es gratuita.

***NOTA: He de decir en mi descargo, que toda esta conversación se produjo porque casualmente no traje las zapatillas de la bici (al no llevar automáticos), ya que son muy pesadas y rígidas. En su lugar elegí unas NB1061 que tenía por casa más viejas que el baúl de la Piquer.***

Pues dicho y hecho. De hay que en el título del Día 3 apunte DC (es decir Duatlon Cross,je,je).

Los entresijos de la prueba los detallaré en una entrada aparte para ella, pero ya adelanto que me faltó añadir una pregunta muy importante al interrogatorio: ¿Y qué perfil tiene? O en su defecto: ¿Cómo se llama la prueba? (Se denominaba la Subida a la Ermita de la virgen de la Antigua). Esta foto al concluir deja algunas pistas de lo bien que lo pasé.


Después de almorzar en Mora para recuperar fuerzas, volví a montarme en la Conor y por fin disfruté de esos últimos 40 km de btt casi sin viento, ya en mallas cortas y sin chaqueta.

Comí a 15 km de Toledo y tras cruzar toda esta bonita ciudad, encontré la estación de autobuses (menos mal que el garmin se quedo sin batería una vez dentro del casco histórico ya que el track que venía siguiendo me fue muy útil para no perderme a su entrada) donde puse punto y final a mi viaje.


El FR revela que fueron 215,8 km y que transcurrieron 2 días 3 horas y 28 minutos entre la primera y la última pedalada. Aunque en términos de tiempo en movimiento fueron poco más de 14 horas, lo que refleja la tranquilidad con la que me tome la ruta (para machacarse ya estás las carreras de 7 km que aparecen de forma repentina,je,je)

Próximamente, como viene siendo habitual, realizaré un montaje con imágenes, videos y música que subiré a la carpeta Movimaker. Mientras tanto dejo el enlace a las fotillos alojadas en picassa:

https://picasaweb.google.com/108734519251262912413/CaminoDeLevanteIILaRodaToledo#

8 comentarios:

  1. OOhhh gracias por tu comprensión y no haberme jodido un día de estudio, si es que eres buena persona y de todo, y a parte un tío duro, desafiandote, que aun que lo cuentes muy bonito, sé que sufriste. (Por propia experincia, en las fotos pones sonrisa, pero lastima que no se lea el pensamiento, porque dice haz ya la maldita foto que quiero poder descansar un rato)
    Me alegro que hayas tenido una buena experiencia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sssssssshhhhhhhhhh, que te voy a bloquear para que no puedas hacer comentarios, ya que desvelas mis secretos. Acaso no me ves sonreir en las fotos? Pues eso es que disfruté a tope y ya está, punto pelota :-)

      Pues sí, aunque no lo creas a veces, en el fondo soy buena persona y me jodería haberte hecho perder estudio por ir a recogerme. Pero también sé que tú también eres buena y si hubieses tenido que ir , a pesar de darme 2 voces , lo habrías hecho y no me lo tendrías en cuenta.

      Eliminar
  2. Cuando he leido vallas, cinta y policia, ya sabia que habia carrera al canto jejeje, como te comenté, que envidia de aventura te has marcado tio, me apunto para la siguiente.
    un abrazo maquina

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues que sepas que en mis rutillas se aceptan acompañantes (lo que pasa es que nunca quiere venir nadie). La siguiente supongo que será el tramo Toledo-Zamora (unos 300km). Aunque también tengo en mente otras como el Camino del Cid o el del Norte. Y si ya estuviese bien entrenado y no fuese un blandengue, la Transpirenaica si debe ser la p.... En fin que a mi también me falta tiempo y eso que corriendo gasto bien poco.

      Un abrazo

      Eliminar
  3. Joder, no sabía yo de tus aficiones ciclostáticas turísticas, cosa que me parece cojonuda. Lo del duatlon por sorpresa ya es otra cosa, sobre todo con ese apelativo de subida.
    Salu2

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si Juanlu, la adquirí cuando dejé de correr en 2005 y creía que nunca ya volvería a las zapas. Está bien porque aparte de hacer deporte y servir de entrenamiento es una forma baratísima de conocer los pueblos de la España profunda, je, je.
      Por lo que leí en una entrada de tu blog, tú también eres un enamorado del Camino. Molaaa.

      Un abrazo compañero

      Eliminar
  4. Te lo montas bien Vicen...como diría un amigo:
    "Me mola tu rollo"
    Espero algún día tener el suficiente tiempo y valor para hacer un viajecillo de este tipo en solitario.
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que va tío, lo único que intento es buscar alternativas para no estar tan encabronao por no poder correr 1 mes seguido sin romperme. Te aseguro que hubiese cambiado bien a gusto el viaje por correr el Maratón de Madrid.

      Pues si ya tienes bici, un transportín y unas alforjas el Decathlon es lo único que necesitas para lanzarte a la aventura. Eso sí, si no te gusta la soledad absoluta, te recomiendo que elijas un camino más transitado que el de Levante ;-)

      Un abrazo

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...