jueves, 2 de octubre de 2014

XLI Maratón de Berlín 2014



Siempre he sido de la opinión que existiendo tal densidad de maratones, si además tenemos en cuenta que la mayoría de nosotros solo podemos disputar unos pocos cada año, no desaprovecharé la oportunidad de conocer nuevas ciudades y carreras por repetir inscripción a una prueba donde ya participé anteriormente.

Desde el pasado domingo, aunque a grandes rasgos siga pensando igual, he comprendido que hay carreras que se ganan a pulso el derecho a ser consideradas como candidatas para repetir participación en ediciones futuras.

Si algo me traigo de Berlín, es la total seguridad que volveré algún día a la capital germana para formar parte del maratón más impresionante y mejor organizado de los 8 que he corrido desde mi debut en Valencia 2011.



Salí del DF a las 12:30 del jueves, llegando a Madrid el viernes a las 6:00, para después pillar una conexión a las 13:00 y aterrizar en Berlín pasadas las 15:30.

Primera alegría del día al encontrarme en Barajas con Emilio, quien acude a Berlín con su familia para aprovechar el viaje y dedicar unos días después a hacer turismo por la ciudad.

Llegamos al aeropuerto de Tegel y, a pesar del pequeño caos inicial por la enorme cantidad de gente, desde allí pillamos el bus y cada cual a su hotel, no sin antes quedar para el sábado temprano realizar unos kms de tranqui. Nunca antes en mi vida he corrido el día anterior a un maratón, pero esta vez realmente lo necesito, puesto que no me he calzado las zapas tras el pinchazo en el isquio el domingo anterior y es imprescindible evaluar mi estado de cara a los 42k.

Una vez estudiado el mapa, decido acudir al sitio de encuentro con Emilio trotando. Llego a la Puerta de Brandemburgo tras realizar unos 4 km (al día siguiente repetiría el mismo recorrido andando hasta la salida) sin molestia alguna.


Fotito de rigor, unos 5 km con mi compi por el Tiergarten y vuelta de nuevo al hotel para completar los casi 9 registrados por el Garmin.

Contentísimo porque el isquio no ha dado señales de alarma en los 13km y la temperatura, de mantenerse similar, es la perfecta para enfrentarte al día siguiente a la distancia de Filípides.

Duchita y a la feria del corredor, donde ya empiezo a comprobar cómo se las gastan estos alemanes. Increíble la que tienen montada en las instalaciones del antiguo aeropuerto de Tempelhof. Al aire libre stands varios y puestos de comida y bebida, además de juegos para niños, incluso un avión de la 2ª guerra mundial en exposición. Pero el festival del consumismo aguarda en los tres inmensos hangares donde puedes encontrar cualquier cosa relacionada con el running. Eso sí, nada gratis. Compro 4 geles GU, los cuales no me fueron mal la única vez que los probé hace un mes en el DF, y cuando ya me iba veo un sobre con 3 cápsulas de sales a 1 euro que no sé porque extraña razón decido comprar y llevar en el cinturón al día siguiente (nunca antes había probado sales).

40.000 corredores, acudiendo el sábado mañana y en 5 minutos ya tengo la bolsa del corredor en mi poder. Acojonante la organización de estos tíos.

Y entre tanta gente, abandonando ya la feria, vuelvo a distinguir una cara conocida. Ya desde ahí nos despedimos hasta el día siguiente deseándonos suerte por si no nos vemos.




Salgo hacia AlexanderPlatz donde se ha convocado la reunión de los demás compis de FFDR que participarán en el Major.

Por allí andan Charly, Patxi, Rober, además de Jorge, Alvaro y Pedro que han venido acompañados de sus mujeres.

También están aterrizando en esos momentos el bueno de Pablo y Mauro en compañía de la esposa de este último.

Toca rellenar depósitos de carbohidratos en el sitio recomendado por Patxi, Vapiano, donde la verdad es que la pasta que te cocinan delante de ti está increíble pero la hora de espera hasta que nos sirvieron el plato no nos gustó tanto. Encima Charly y yo no vimos donde servían la birra y acompañar la pasta con agua o té tampoco es lo mismo 
L


Estos momentos son lo mejor del viaje. Ponerte al día con compis que hacía un huevo que no veías. Historietas, anécdotas, charla, risas. Hora también de compartir objetivos, partes de dolores y esas típicas cosas que suelen escucharse en una sobremesa de maratonianos.

Una vez terminado el cafetito cada mochuelo a su nido, quedando en encontrarnos al día siguiente en una puerta del guardarropa a las 8:00 para la foto de rigor. Aunque Patxi, Rober y mi menda decidimos darnos un paseo hasta la Puerta de Brandemburgo y tomarnos las últimas “isotónicas” antes de la carrera.


Duermo del tirón y descanso. Es lo que tiene acudir sin la presión de un crono objetivo, ni de haber realizado una preparación específica durante meses. No tengo ni idea en que tiempo puedo moverme en esta prueba con el fresquito que hace (espero mejorar las 3h19 de hace un mes en DF). Solo una inquietud: ¿Aguantará el isquio? Ni idea, pero si tiene que reventar, reventará. De nada sirve preocuparme e ir obsesionado con ello.

Lo único que tengo claro es que voy a centrarme en correr por pulsaciones, buscando no superar las 160-165 hasta la media y según me encuentre a partir de ahí, decidiré como actuar. Sé que en México esos valores me dan para correr a ritmos entre 4´35 - 4´45. En Alemania lo comprobaremos en un momento, aunque las 137ppm de media de los km realizados ayer a 5´10, auguran un buen ritmo.

Me preparo todo y salgo caminando tranquilamente hacia la salida. Tal es mi estado de relax que, por primera vez en mi vida, ni me reclama el Sr Roca antes de salir del hotel. Supongo que en la salida, los nervios vendrán y podré hacer los deberes en los numerosos WC portátiles que allí se sitúan.

Tras 4 km, llego a la hora convenida al sitio estipulado, pero no encuentro a mis compis. El problema es que me he confundido y me he traído desde México el celular con la tarjeta de UK en vez de España y no puedo recargarla, ni por tanto comunicarme por teléfono, sms o internet.

Visto esto, decido dejar mi bolsa en el ropero y para los cajones. Obviamente ahora con el ambientazo presente a escasos 20 min para la salida, sí ocurre lo previsible y me dispongo, feliz de mi, a buscar un WC para dejar las tareas pendientes finiquitadas.

La organización es de 10 y no tengo nada que reprocharles, el fallo ha sido mío. Pero de los 40000 corredores, muchos han pensado como yo, solo que ellos se pusieron en la cola muchos minutos atrás. Al ver que quedan 10 minutos para salir y es imposible tener “mi momento”, me voy resignado para mi cajón y si tiene que ser, que sea en uno de los muchos WC portátiles que se sitúan en cada avituallamiento.

Presentación de los atletas élite, disparo, miles de globos al aire y en poco más de 1 minuto ya estoy pisando la alfombra y corriendo sin dificultades.



Ya desde el comienzo veo que el Garmin marca más metros de los reales, por tanto los parciales que indicaré son los facilitados por la organización (El Fore finalmente marcó 42.84 km).

Paso por la puerta del hotel justo antes del km 5 – 21:31, y no solo no he superado las 160 ppm, sino que ni siquiera he llegado a 150. Esto es la leche!! Así da gusto.

Subo un puntito el ritmo y llego al km 10 – 42:33 (parcial de 21:02) y todavía no he alcanzado las 160. Esto no tiene que ver nada con correr a los veintitantos grados y 80% de humedad de Cd del Carmen. Además el recorrido es llanísimo, no hay viento y siempre vas con muchos otros corredores que comparten cadencia clavada.

Veo un globo y sé de sobra lo que aparece escrito en él. Aunque no debería estar aquí, voy bien y decido dejarme llevar por la liebre de las 3h, hasta que las pulsaciones o las patas me indiquen que he de dejarlo marchar.


Yo me pego a un globito, otros prefieren pegarse a otras cosas XD

Por fin llego a las 160 ppm, tras seguir al grupo de las 3h, el cual ha aumentado un poco más el ritmo. Km 15 – 1:03:27 (parcial de 20:54).

A pesar de ir dándole leña, voy disfrutando sobremanera. Las calles están llena de público animando y es un gusto correr con gente de tantas nacionalidades distintas. Increíble como animan los daneses con cencerros a sus corredores.

Nada más pasar el km 17, donde hay un avituallamiento, al tomarme la isotónica siento que mis intestinos comienzan a reclamar.

Me niego a hacerles caso y continúo con el grupo, pasando el km 20 -1:24:35 (parcial de 21:08).

Voy a ritmo de crucero, sin bajar de 160ppm ni subir de 162ppm, y así completo la Media maratón en 1:29:14

Ni en mis mejores previsiones podía esperarme algo como esto. Debe de ser consecuencia de una intervención divina,je,je

Gracias socio ;-)

El isquio está respetándome, pero definitivamente ya no corro a gusto hace varios km y decido que ha llegado el momento de dejar marchar al globo y no va a ser precisamente por las piernas o las pulsaciones…

Nueva experiencia vivida en un maratón. En el km 23 decido parar y echar los liquidos de sobra con un pis y la comida y cena del día anterior con lo que no es un pis :-P

Gustazo el WC impoluto y gustazo la sensación de correr nuevamente ligero como una gacela. Paso de cubrir el km 23 en 4´10 a realizar el 24 en 5´48 (las cuentas quedan claras)

Con ello pico el km 25 – 1:47:40 (parcial de 23:05) y primer gel para el buche.


Tras la parada que corta el ritmo y el cansancio propio de los km, como era previsible, el correr a 4´15 ya se acabó por hoy.

Arribo al 27 y hay un puesto en el que reparten powergel. La verdad no soy un experto en nutrición en carrera, de hecho nunca tomo nada en entrenos, pero como el cuerpo me lo pide  me zampo 2 geles de los tochos sin despeinarme.

Voy manteniendo el tipo por debajo de 4´30 y sin superar las 165 ppm.

Cruzo el km 30 – 2:09:49 (parcial de 22:09), a estas horas ya hacía minutos que Kimetto saludaba al personal tras destrozar el record del mundo conseguido por Kipsang la edición pasada, y comienza a hacerse duro. Voy  cascaete de caja y empiezo a notar en las piernas signos de colapso muscular que puede echar a perder el carrerón llevado hasta ahora. Al paso por el k32 en menos de 2h20, saco furtivamente la calculadora y veo que muy gorda ha de ser la petada para no bajar de 3h10. Aún así, en maratón cosas mucho peores se han visto. Decido pues ponerme un objetivo para tener la mente ocupada, y este no puede ser otro que rebajar el crono de MAPOMA 2013 y convertir este maratón en mi 2ªMMP.



La piernas van a peor y veo que al final me la van a liar. Decido por tanto en el avituallamiento del 32,5 sacar el sobrecito de las sales y comprobar si de verdad sirven para algo. Abro las 3 cápsulas, vierto el contenido en el vaso de Gatorade y pá dentro.

No sé si realmente me funciona la química en el organismo o será el efecto placebo, pero lo que tengo claro es que de ahora en adelante siempre llevaré unas pastillas de sales a todo maratón que dispute.

Increíblemente cesa la sensación de darme una rampa en cualquier momento y puedo seguir manteniendo el ritmo, aunque yendo al límite.

Km 35 – 2:32:11 (parcial de 22:22) y ahora sí toca sufrir. La verdad es que las piernas las llevo rotas y no puedo subir mucho más las pulsaciones, por lo que solo queda luchar por mantener. Me tomo el cuarto gel esperando que algo ayude. De cualquier modo, hoy no pienso permitir al del mazo, aunque venga con refuerzos, que me amargue el día.


Desde la media maratón han ido cayéndome segundos irremediablemente en cada parcial y hace ya rato que no puedo correr por debajo de 4´30.

Pero con regular lo tengo hecho. Las 3h07 están en el bote, aunque al plantarme en el km 40 – 2:54:48 (22:37) saco nuevamente la calculadora y veo que si mantengo hasta meta los 4´30 podría incluso llegar por debajo de 3h05 (Boston Qualifying Time para mi grupo de edad)


A ello me pongo. Aprieto al máximo y por primera vez subo de 170 ppm. La verdad, aún yendo roto, me encuentro pletórico. Me siento muy afortunado por poder acabar así este maratón, teniendo en cuenta como llegaba a la cita.

Para rematar escucho los ánimos de la familia de Emilio que andan apostados justo antes de encarar la avenida que lleva a la Puerta de Brandemburgo. Increíble estampa la que observo en ese punto. Los pelos como escarpias todavía al recordarlo. Voy desatado, adelantando a multitud de corredores.


Al pasar por debajo de la Puerta, el público estalla en aplausos. Creo entender que no son para mi, jiji, A unos centenares de metros sube Kimetto a lo más alto del podio a recibir el cervezón J



Momentazo al cruzar bajo el arco de meta. Miro el reloj y tras un gesto de aprobación al ver el crono, puedo por fin parar a descansar. Ahora sí me entran de golpe todos los dolores ocultos por la adrenalina y no puedo andar sin gemelos e isquios amenazando con subirse hasta el cogote (menudas risas al ver el video de meta).

Finalizo la carrera tras recorrer 42195 m en 3:04:14, que me sirven para ser el llegado número 1512 de los 29000 finishers que aparecen en las clasificaciones.


Sé que esta vez no voy a estar corriendo de nuevo el martes sin secuelas musculares, debido a lo que me he exigido en los últimos km. Pero que carajo, hoy la situación bien lo merecía.

Fotillo típica de finisher con el Bundestag al fondo

Nada más acabar pongo rumbo a las carpas donde se hallan las duchas, este aspecto también es para dedicarle una crónica aparte, y rápido al hotel a hacer el check out. Luego a comer con Pablo, Mauro y su esposa, ya que el resto de la expedición salían a Madrid a las 17:00 y se han ido directos al aeropuerto al finalizar.



Alli entre salchichas, codillos, cervezas y, porque no decirlo, algún que otro piti :-P me van poniendo al día del resultado de todos los compis.

Y como siempre ocurre, hay de todo.
Unos exultantes como Alvaro (sub3 más que merecido a pesar de llevar heridas en el pie desde el k22),  Mauro (poco más de 3h20 sin apenas preparación) o yo mismo. 
Otros satisfechos también según lo esperado como Emilio o Jorge.
Desgraciadamente a algunos como Charly, Pedro o Pablo, los puñeteros calambres los privaron de conseguir sus objetivos, pero deben de estar contentos por sumar un Major al CV.

Evidentemente la peor noticia del día fue enterarnos que en la salida Roberto, atleta invidente al que guiaba Patxi, sufrió una torcedura y esta dio al traste con muchos meses de preparación teniéndose que retirar en el km 15. De verdad que perro es el maratón a veces. Lo que os ha quitado en esta, os lo devolverá en otra más adelante con creces. 

Y esto ha sido todo, espero que en Boston el próximo Abril pueda escribir una crónica al menos como esta, sino mejor, del que será mi segundo Major. Hasta entonces, seguro que algún otro caerá... ya iré dando novedades.


14 comentarios:

  1. Como siempre te ha salido un peazo maratón de cuidado, lo hubiera sido con preparación, mucho más llegando sin la adecuada, y además en un escenario mágico. Yo tampoco soy de repetir pero esta no me importaría hacerlo, además la ciudad es bonita, y si encima la compañía es buena (además de las birras y las salchichas).
    Enhorabuena y un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No siempre Juanlu, no siempre. De hecho de los 8, si acaso la mitad han salido sin incidentes. Afortunadamente este sí ha sido uno de ellos :-)

      Gracias y un abrazo

      Eliminar
  2. Increíble maratón e increíble crónica, enhorabuena ya estás en tiempos de élite popular y no te veo fin, que jodio así que la segunda parte más lenta que la primera menuda novedad,jejeje, un abrazo maestro

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Élite popular?? Más quisiera. Uno del montón y punto.

      El día que haga en un maratón la segunda parte más rápida que la primera... dejaré de correr maratones :-P

      Un abrazo Juanillo

      Eliminar
  3. Aupa Vicen!!!
    Que grande eres!!!! Menuda carrera te marcaste!!!!
    Como bien dices Berlín es de las que no importa repetir, yo mismo ya lo he hecho en dos ocasiones!!!!!
    Y Boston ni te cuento!!!!
    Ale ahora a descansar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Nano,

      Sí la verdad es que la organización y condiciones son increíbles y eso hace que vuelvas a casa con un buen recuerdo de la prueba.

      Igualito a otras que regresas diciendo que ya nunca vuelves por la chapuza que han preparado,jiji

      Un abrazo crack

      Eliminar
  4. Bestial Vicen, desde luego tienes una forma de afrontar las maratones muy peculiar, pero las sabes exprimir hasta el fondo, felicidades.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Miguel,

      Es mi forma y sinceramente no creo que nunca llegue a cambiarla,jiji. aunque sinceramente me gustaría correr algún día uno en negativo.

      También te digo que de haber hecho la primera media en 1h35, dudo muchisimo poder haber completado la segunda en 1h29, aunque claro son suposiciones porque hasta que no tenga lo que hay que tener para intentar realizarlo así no puedo decir nada :-)

      Un abrazo

      Eliminar
  5. Vaya carrerón, enhorabuena. Me has inspirado para mis próximos 42K, en 6 días :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Gonzalo. Sí la verdad es que este fue uno de los buenos, así compenso un poco con los que peto en el 30 y acabo arrastrándome a meta XD
      Tú la inspiración ya la llevas de casa y no me cabe la menor duda que vas a realizar un carrerón en 5 días en Munich.
      Además allí seguro que la birra que te dan al finalizar es como Dios manda, no como estos puñeteros berlineses que no se les ocurrió otra cosa que recibirme con una 0,0 al cruzar la meta,jiji

      Un abrazo

      Eliminar
  6. Hay crónicas que son como las buenas películas, vale la pena verlas una y otra vez, definitivamente esta es una de ellas. Muchas felicidades tigre por ese carrerón. Que gusto saber que por estos lares de Ciudad del Carmen hay tan buen nivel, así vaya que dan ganas de entrenar más duro para poder algún día llegar a esos ritmos. Saludos de los corredores delfines del Carmen!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras Mariano.

      Hombre tampoco es para tanto, la crónica se asemeja como mucho a una novela (y de las malas) porque se hace eterna jiji.
      Lamentablemente no nací con el don de la escritura y mucho menos con el de sintetizar contenidos XD.
      Aquí todos estamos en el mismo nivel, corredores populares del pelotón, que nunca ganaremos nada con esta afición pero seguimos disfrutando tanto o más que si fuésemos élites.

      Queda pendiente ese trotecillo por Playa Norte.
      Un abrazo desde España. Nos vemos pronto

      Eliminar
  7. Hola Vicentillo, que buena carrera, me ha gustado mucho lo de correr por pulsaciones y de no ser por la parada técnica te cascas otro sub-3 horas jodio.

    Por lo que cuentas y cuentan por ahí, estamos a años luz de estos maratones en cuanto a organización, habrá que correrlo alguna vez.

    Antes de Abril, otro? jooooder estas todavía con el subidón !!!!

    Espero que ya estes recuperado del todo, un fuerte abrazo y sobre todo Enhorabuena,
    makinorri eres!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Je,je,je estaré madurando y corriendo con más cabeza de un tiempo a esta parte? No creo, habrá sido mera casualidad :-)

      Sí la verdad es que cuando acabé e iba hacía el ropero y antes de llegar el voluntario ya había leído mi dorsal y tenía en la mano la bolsa antes de que se la pidiera, me vino a la mente el ropero de Mapoma de 2013 XD

      Seguro que antes de Abril cae otro, pero a´n ando valorando opciones.

      Un abrazo crack

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...