domingo, 26 de abril de 2015

119th Boston Marathon 2015


"Get goingGet up and walk if you have to, but finish the damned race"
- Ron Hill to Jerome Drayton during the 1970 Boston Marathon


Sinceramente nunca he sido una persona demasiado idólatra. Extrapolando esto al running, ya con unos añitos metido en esto y habiendo participado en bastantes pruebas, he de reconocer que nunca fijé como mi fin supremo de corredor el obtener la calificación que me permitiese inscribirme al maratón más elitista del mundo, al más antiguo, a la CARRERA: EL MARATÓN DE BOSTON.

Ni siquiera cuando en Escocia conseguí bajar de las 3h (tiempo que finalmente usé como BQ) en el que fue mi 4º Maratón, tenía en mente asistir a esta prestigiosa competencia. No fue hasta después de haber finalizado mi 7º en el DF cuando, al enterarme de que se abría la pre-inscripción, decidí animarme porque este año tendría mayor facilidad logística al encontrarme residiendo en México. Además, viendo como se habían desplomado mis cronos desde que aterrizase en el continente americano, quien sabe si algún día podría obtener nuevamente el exigente Qualifying Time que solicitan desde la B.A.A.

Todo lo demás a partir de ese momento, es historia... Aceptación en Boston, participación en los maratones de Berlín y Sevilla (ambos con sub3h05, es decir, consiguiendo el BQ de nuevo) y en el Ultramaratón de la Fe a escasas 2 semanas de marchar para Massachussets.

Llego a Boston el viernes pasadas las 23:00 y, desde que pongo pie en tierra al bajar del avión, compruebo que el ambiente es increíble. Más de 30,000 corredores (y sus acompañantes) en una ciudad de apenas 600,000 habitantes es algo que no pasa desapercibido. Además, la atmósfera que se respira es especial. La gente de la ciudad, al verte con ropa deportiva, te para para preguntarte si vienes a correr el maratón y al confirmarles el dato, se deshacen en halagos, haciéndote sentir como un auténtico héroe. La verdad es algo que jamás había experimentado en ninguno de mis maratones anteriores.

El sábado madrugo para ir prontito a la feria del corredor y comenzar con mis 2 jornadas maratonianas de turismo, ya que no dispondré de más tiempo para estos menesteres después del lunes. Me hospedo en el HI Boston de Chinatown y, como ya había leído en las reseñas en internet, me sorprende la calidad del hostal. Comparto cuarto con 2 chicos australianos, un matrimonio de "abuelillos" finlandeses y una chica de Oregón (todos ,excepto uno de los australianos por lesión, correremos el maratón).


Disfrutando tranquilamente del paseo de una milla que separa el Hostal del John B. Hynes Memorial donde se celebra la expo, voy empapándome del ambientazo que se respira en la ciudad en esta soleada mañana. Al llegar al Boston Common, el parque más antiguo de la ciudad,  me topo con miles de corredores que participan en el BAA 5k. Siguiendo Boylston St, llego a Copley Sq y es obligación tomar un par de fotos para el recuerdo.

En la expo todo correcto, aunque referente al tamaño nada que ver con la monstruosidad que me encontré por ejemplo en Berlín. Organización estupenda. Re-imprimo mi Runner Passport, ya que el original me lo enviaron a Requena y llegó después de que anduviese por allí en Febrero, y en 2 minutos ya tengo en mi poder dorsal, bolsa y camiseta.


V
isito algunos stands, pruebo algunos productos de muestra (el que más me gusta es la 26.2 Boston Brew, cerveza especial que la destilería local Samuel Adams prepara para la ocasión), compro 3 geles GU que ya creo que probé en algún otro maratón, recojo el poster conmemorativo confeccionado con el nombre de los más de 30,000 inscritos y pongo rumbo al hostal nuevamente, para desde allí comenzar con el rulo turístico. 

Había aguantado sin caer en un arrebato consumista en la feria, total ya tengo el recuerdo de la camiseta del maratón, pero al salir de nuevo a Boylston St y entrar a echar un ojo en otra tienda oficial del maratón acabo sucumbiendo a la tentación. La verdad si hubiese sido amarillo o naranja fosforito como el año pasado no habría pasado por caja, pero he de reconocer que los colores de este año me gustaron y por tanto acabé adquiriendo el cortavientos Adidas oficial del evento. La de Samuel Adams que me podía haber pimplado con los $110USD que te soplan por la chaquetita...

Teniendo solo 2 días para conocer, me limitaré únicamente a Boston. Obviamente me hubiese gustado ir también a Cape Cod y Salem, pero la apretada agenda hace inviable esta opción. Quien sabe, quizás en un futuro...

Comienzo mi ruta como debe de ser, en un bar. Como presumen en anuncios en su interior: "The Boston´s most beloved pub". Por supuesto estoy refiriéndome a Cheers


Desde allí, partiendo del Boston Common y marcado con una fila de ladrillos rojos a lo largo de la ciudad, es obligado seguir el recorrido de unos 4km llamado Freedom Trail. Como su propio nombre indica, el "Sendero a la Libertad" te lleva por 16 escenarios claves en el inicio de la Revolución Estadounidense, tales como la Masacre de Boston o el Motín del Té.




Tras comer en el Quincy Market, pongo rumbo a la zona del Puerto, donde se encuentra el USS Constitution (barco de guerra más antiguo del mundo en servicio), y desde allí al último punto del recorrido: El Bunker Hill Monument, un obelisco de granito que conmemora la batalla del mismo nombre y donde puedes acceder a su mirador en la cima tras subir los 294 escalones (totalmente recomendable por las vistas, pero totalmente desaconsejable hacerlo a 36 horas de correr un maratón... más aún si además te picas con un asiático en la subida).

Llego al hostal reventado y, tras cenar, me voy prontito al cuarto a descansar porque por la mañana, además del turisteo, quiero salir a hacerme unos kms para ver como responde el gemelo que tan malas sensaciones me dejó el miércoles en Carmen.

Sobre las 7 salgo al Boston Common y la verdad da gusto verlo. A pesar del frío que hace, me he levantado con la voz ronca y congestión considerable, multitud de runners sueltan patas de cara a la cita del día siguiente.  Lo hubiera dejado a los 3km, como hace 4 días en México, pero me obligo a completar 10k


El dolor al finalizar es manifiesto y, si lo he pasado mal corriendo menos de 50´, no quiero ni pensar como puede ser al día siguiente en el maratón. Pero bueno, como siempre digo: Lo que tenga que ser, será y por tanto es del género tonto preocuparse ahora.
Desayuno en el hostal y para Boylston St., donde me enteré el día anterior que la gran periodista y maratoniana Araiz Arriola convocaba una cita para los mexicanos a las 10:00 bajo el arco de meta para tomarse una foto de recuerdo. Yo por si acaso pregunté por el face, si aceptaban a uno que aunque en su pasaporte no apareciese México, al menos llevaba residiendo ahí desde hace y medio, je,je. De todas formas, aunque no me infiltrase en la foto, iría al menos para saludar y desvirtualizar a Araiz, a la que sigo ya desde hace un tiempo en las redes sociales.



Cuando todo el mundo se sitúa para la foto, me da pena ponerme ya que sería el único no mexicano, así que decido situarme enfrente junto a los familiares inmortalizando el momento. Pero en ese instante, Araiz me descubre entre el público y me ordena que me una a ellos. En fin, que iba a hacer... la jefa manda :-D



Ya que los españoles somos unos sosos y no nos organizamos para una recuerdo de estos, 
me uno a mis compis mexicanos que son  mucho más chingones XD

Desde aquí toca continuar con las visitas. Ahora es el turno de dos de las instituciones educativas más prestigiosas del mundo: La Harvard University y el Massachusetts Institute of Technology (MIT)



Y para finalizar, decido acudir por la tarde a la Pasta Party. Voy sobre las 19:30 y tardo como media hora en entrar, pero realmente merece la pena.
Puedes comer cuanto quieras. Hay 3 tipos de pasta, albondigas, salchichas y ensalada, además de Samuel Adams gratuita (no veas como se agradece tras estar clavandote 7USD por jarra todos los bares que había visitado durante estos dos días). Comparto mesa con un matrimonio de NY, otro de Dallas y un chico de Chicago. 



Un placer la animada charla en la sobremesa, pero tras ser ya cerca de las 21:00, me despido y pongo rumbo al hostal, porque al día siguiente toca el madrugón padre.


IT ALL STARTS HERE

Bueno pues como reza el famoso cartelito en Hopkinton, ha llegado el momento de dejar de marearos con los paseos Boston p´arriba, Boston p´abajo y comenzar con la crónica de la carrera, que es de lo que realmente ha de tratar esta entrada.

Alarma a las 4:30, bajo al comedor (como se lo curran los del HI, teniendo preparado a los corredores un desayuno de campeonato a partir de las 4:00) y ritual típico de los días de maratón que ya no es necesario detallar.



S
obre las 6:00, es la putada de salir en la 1ª de las 4 oleadas de corredores, llego al Boston Common desde donde parten los autobuses hacia Hopkinton y sobre las 7:30 por fin entro a la Athletes Village.

Hace un frío del carajo y no llevar un pantalón de chandal, ni guantes, hace que me esté congelando. Además todas las previsiones apuntan que va a empezar a llover sobre las 9 y que tendremos viento en contra (soplando de Este a Oeste) durante toda la carrera, pudiendo llegar a las 30mph  :-o

La verdad estos momentos de espera, congelándonos en las tiendas, a pesar de las mantas térmicas y los litros de café caliente que están repartiendo, provocan el desánimo hasta del corredor más optimista.
Sobre las 9:00 nos llaman a los dorsales rojos para que nos dirijamos a la salida, calculo que como a otra milla de donde estamos. Afortunadamente ha dejado de llover y al ponerte a caminar el cuerpo comienza a entrar en calor y puedes olvidar esa hora y media de frío atroz vivido en la explanada de la Village.



Finalmente, tras la interpretación patriótica del Himno por un tenor, llega ese momento tan soñado por multitud de corredores de todo el planeta. 

Se da la salida y el ambiente es espectacular. Toda la gente de Hopkinton está en la calle afuera de las casas, dejándose la garganta animando. Intento controlarme y cuidar el gemelo, pero con este desnivel, estando inmerso en la marabunta de corredores, es imposible.
Me recuerda sobremanera al maratón del Lago Ness. Partiendo de un punto a 42km de la linea de meta, con un descenso brutal al comienzo y corriendo por carreteras pintorescas entre bosques. Solo que aquí no dejas de ver gente en todo el recorrido, según dicen sobre un millón de personas se echan a las calles para animar a los 30,000 maratonianos.



Los primeros km siguen cayendo rápidos, pero afortunadamente el gemelo no se resiente en exceso al correr con las medias de compresión. Al poco de pasar la milla 2, veo que mucha gente comienza a saludar a un par de corredores que van por medio de la calzada con chalecos amarillos fosforescentes. Es un corredor ciego con su guía, y este es ni más ni menos que Scott Jurek. Al sobrepasarlo y saludarlo, me regala uno de sus famosos alaridos de los que hablaba Christopher McDougall en Born to Run.


Así llego al km 5 - 21:25 (5k @ 4´17´´). La verdad voy de lujo. El gemelo está respetando, de momento no llueve ni hace mucho viento, o quizás no se nota al ir corriendo entre centenares de personas, la orografía sigue en descenso y las pulsaciones van estables en torno a 150-152 ppm.

Acelero un puntito y llego al km 10 - 42:25 (5k @ 4´12´´). Sigue sin llover, aunque hay tramos que el viento comienza a dar por saco. Desenfundo pues la camarita y grabo unos segundos para el recuerdo - al final de la crónica se puede ver un vídeo de los momentos grabados en la carrera-

Sobre el km 14 empieza a chispear, y antes de llegar al km 15 nos cae la mundial. Está lloviendo sobre 3 o 4 km, además acompañado de un viento interesante y sumado a la temperatura hace que las sensaciones cambien radicalmente a las experimentadas unos pocos minutos atrás. Pico el km 15 - 1:03:36 (5k @ 4´14´´). 

Sigo manteniendo el ritmo, pero las piernas comienzan a estar mucho más cargadas de lo que debieran a estas alturas de carrera. Eso me da igual ahora, lo importante en estos momentos es inmortalizar lo que viene ahora para la posteridad. Vuelvo a sacar la cámara y me dispongo a grabar uno de los puntos más famosos del maratón de Boston: El Wellesley College. 
Justo en ese punto se cruza el km 20 - 1:25:08 (5k @ 4´18´´).
Espectacular el pasillo de una milla de longitud (conocido como Scream Tunnel) que forman las alumnas de este colegio femenino, animando con gritos ensordecedores a los corredores y ofreciendo besos a aquellos/as que tengan a bien pararse. Sé de buena tinta que tienen mucho éxito, pero en estos compases de la prueba (con los atletas corriendo a ritmo sub3h) observo con tristeza que pocos corredores son los que se detienen. Yo dije que pararía y eso hay que cumplirlo. Ahora solo queda que elegir a mi víctima :-P  

Ohh sí baby, claro que me gustaría cruzar TU línea de meta jaja

Consigo recuperarme del desconcierto provocado por el erotismo de las féminas, y llego así al punto de Medio Maratón - 1:29:57. Por si no lo había dicho, por supuesto no ando buscando la marca que pronostica el ritmo llevado hasta ahora. Simplemente me he encontrado cómodo a ese ritmo, pero de sobra sé que voy a desplomarme en la segunda parte. Lo interesante aquí es saber cuanto...

Sobre el km 23 comienza de nuevo llover duro. Se aproxima el fin de la parte favorable de la carrera, a pesar de que en lineas generales no hay un km llano.
Caladísimo y congelado, con una ralentización patente del ritmo, llego al km 25 - 1:47:17 (5k @ 4´26´´).



Cruzamos un puente, dejando atrás Wellesley, para adentrarnos en Newton. Aquí se sitúan sus famosas colinas, rematando en la milla 20 la Heartbreaker.

Paro sobre el km27 para pillar un gel, tomármelo tranquilamente y hacer la única parada al baño de la carrera. Afortunadamente, tras el jaleo en Berlín y Sevilla, esta vez con un pis rápido todo queda listo. 
Arranco nuevamente, pero las condiciones son durísimas. El agua que cae está muy fría y el vientazo, ahora sin corredores o edificios que te protejan, te machaca directamente. Los corredores maldicen, Los "Sucks y Motherfuckers" resuenan por los 4 costados.

Muy mermado de fuerzas, sorprendentemente el gemelo sigue aguantando sin problema, llego al km 30 - 2:11:35 (5k @ 4´52´´).
La cosa se empina y la lluvia sigue cayendo con fuerza. Madre mía lo que me va a tocar sufrir hoy en estos km finales.



Sobre el km 31, me tomo otro gel  a los pies de la estatua de John Kelley (un corredor local que participó en 61 ediciones del maratón, ganando 2 de ellas y quedando en los primeros lugares en muchas otras. Una auténtica leyenda aquí). Lo que realmente me joroba es que debido a la fuertes precipitaciones no puedo sacar la cámara para grabar estos puntos míticos de maratón.

La verdad no sabría decir exactamente que cuesta es la Rompecorazones, ni cuantificar su dureza, porque a estas alturas a la mínima inclinación ya me pongo a andar y/o a trote cochinero. Lo chungo es que al pararme me congelo literalmente, pero lamentablemente mis piernas no dan más de si.

Dejando atrás el Boston College, donde la animación de los estudiantes es tremenda, llego al cartel del km 35 - 2:37:04 (5k @ 5´06´´).



Hace rato que me da igual el crono. Lo que sí quiero es llegar ya, porque estoy pasando más frío en una carrera que en toda mi vida. 
Me recupero un poco en la bajada.
Me acuerdo de la familia del que decidió poner en ese punto el famoso Cartel de CITGO que nunca llega. Sé que una vez que lo pasas solo restan 2km a meta, pero hay que ver lo que me cuesta alcanzarlo...
Al fin dejo atrás el espectacular de la petrolera americana, donde se sitúa el km 40 - 3:02:06 (5k @ 5´00´´) y el ambiente es increíble.  Niños y mayores, protegiéndose con chubasqueros y paraguas te chocan la mano y animan, sin importarles lo más mínimo el aguacero que está cayendo.. 

Increíblemente justo al entrar en Boylston St, donde se anuncia que queda una milla hasta meta, la fuerza de la lluvia disminuye y  puedo sacar nuevamente la cámara tras más de 20km.
Aquí, como suele ocurrir en todos los maratones, se olvida todo lo sufrido y disfrutas como un niño chico de la sensación de cruzar la meta victorioso por haber superado nuevamente el reto. Y en este escenario,  imagínense señores... Estamos en la meca del running, ESTAMOS EN BOSTON!!!



No creo que ningún popular que cruzase la meta, aunque no hubiese conseguido el crono buscado, lo hiciese sin una sonrisa en la boca.



Así completo mi décimo maratón, mi segundo Major, mi primer Boston, tras cubrir los 42195m en 3:13:25 que me sirven para ser el llegado número 5410 de los 26610 finishers del maratón más antiguo del mundo.



Como dato curioso, hacer constar que, a pesar de las duras condiciones, un 98% de los corredores que inició la carrera en Hopkinton, cruzó la meta en Copley Sq. Solo poco más de 600 retirados en carrera. En cambio, al cruzar la meta hubieron más de 1300 atenciones médicas, con varias docenas de traslados a hospitales por hipotermia. Queda por tanto claro de que maratón estamos hablando, y de su significado :-o




Felicidad extrema, a pesar del discreto crono y de lo sufrido en la segunda parte. Con la manta térmica fashion y por supuesto con la medalla más molona de todas las que he conseguido en una carrera, pongo rumbo al hostal. Yo calculo que 300m más y no llego. Temblando como en mi vida y con los dientes castañeando sin control, entro en el Hall de HI y un asiático muy majete en seguida me cubre con su toalla. Le agradezco el gesto, pero lo que realmente necesito es una ducha de agua hirviendo. 



Una vez en el cuarto, toca saborear la experiencia vivida junto a los compis. Cuando llego, los dos varones ya están en la ducha. El figura australiano ha hecho 2h58, habiendo pasado la media en 1h29. Vamos como yo, jaja.
Y por si fuera poco el amigo finlandés, al que cariñosamente llamaba al principio "abuelillo" por tener 66 años, se lleva para casa un crono de 3h04 (habiendo pasado la media en 1h30m40s) y un trofeo como mi cabeza por haber sido el ganador de su categoría!!.  Ahora que su señora tampoco se queda atrás. Que mejor manera de celebrar su maratón número 101 que llevarse para Finlandia unas 3h33 
Y por último nuestra amiga de Oregon también llega al cuarto contentísima con su sub 3h35.
Todos triunfando, menos el palurdo del Vicen, jaja. Ni modo, la verdad hoy no me afecta el petardazo en absoluto.

Finalmente no voy al Fenway Park, estadio de los Red Sox, donde se celebra la fiesta Post maratón. Y según me contaron luego, hice bien, ya que la lluvia impidió que se realizase al aire libre y tuvo que ser en los pasillos del estadio, Además no dieron nada gratis y había que pagar por la comida y cerveza, al contrario de años anteriores.

Me quedo mejor tranquilamente cenando en el hostal, donde por sorpresa me encuentro de nuevo con Araiz en compañía de su mama y un amigo, que también se hospedan aquí, y tras una agradable plática, me despido (como ya te dije un gustazo conocerte en persona, a ver si nos vemos en otra) y me voy a dormir prontito, que tengo que levantarme a las 4:30 ya que mi vuelo sale a las 7:00... aunque luego me comunicasen en el aeropuerto que estaba cancelado y, para solucionar la situación, tuviera que sacar a pasear el idioma internacional que mejor domino: LA IRA!! Pero amigos eso ya es otra historia...




12 comentarios:

  1. Aúpa Vicen¡¡¡
    que de recuerdos leyendo tú crónica¡¡¡¡¡¡
    Enhorabuena crack¡¡

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aupa Nano,

      Sí ya supongo. Yo también me empapé bien tu crónica antes de marchar a Massachusetts :-)

      La verdad, antes de ir no entendía porque este maratón es considerado tan especial. Después de haber estado, ya lo sé. Todo maratoniano debería tener la posibilidad de correrlo al menos una vez en la vida.

      Un abrazo compi

      Eliminar
  2. Lo primero, los buenos recuerdos que la crónica me ha traído de la ciudad de Boston, donde estuve ya hace más de 20 años (turisteo, no running). Esa maratón difícilmente la correré, ni la marca ni la economía difícilmente me lo permitirán, aunque quien sabe....
    Enhorabuena por esa difícil carrera, y cuidado con esos comentarios de petardazo o tiempo mediocre, que algunos no nos acercamos a ellos ni de lejos.
    Un abrazo, y a pensar en otro major.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Juanlu.

      Tú céntrate en conseguir la marca, que lo de la economía se soluciona empezando a llenar el cerdito desde ya (además pillándolo con tiempo los vuelos y el hostal salen bastante bien de precio).
      Je,je,je lo de petardazo es indiscutible, perdí 13 min en la segunda media respecto a la primera. Si eso no es petar que venga Dios y lo vea XD
      Respecto a lo de tiempo mediocre, es cierto que 3h13 no está mal si miras el número en sí, pero habiendo hecho en los dos últimos 3h04 y 3h02, es cierto que si me deja un poco despagado (de hecho ni siquiera me he acercado al tiempo que me piden para calificar). Pero bueno cada día tengo más claro que en los maratones al fin y al cabo, aunque siempre da gusto hacer buena marca, el crono es lo de menos :-)
      El siguiente Major ya está requetepensao: Chicago en Octubre :)

      Un abrazo crack

      Eliminar
  3. El palurdo de Vicen? amos no me jodas!!! tus compis sabian que hace cuatro dias habías ganado un ultra?? jejeje

    que envidia de carrera, debe ser un espectáculo vivir todo aquello, me alegro mucho por ti, la marca joder.... no seas agonías, contaba con que ibas a intentar acercarte a las tres horas todo cuanto pudieras, pero macho tienes el ultra muy reciente...
    Ojala pueda vivir algún día todas esas sensaciones en esa carrera.

    lo del Kiss me... jajaja eres un p. crack.

    un fuerte abrazo amigo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amos no me jodas ahora digo yo, ni que hubiese ganado el UTMB. Se mea en mi ultra el finlandés jaja, quedar primero en tu categoría del maratón de Boston sí que es un hecho a destacar.

      La verdad que sí que me intenté acercar a las 3h lo máximo posible como en Berlin y Sevilla, pero esta vez no salió tan bien la jugada,jiji. Pero bueno llegamos a meta que es lo importante.

      Por supuesto que cuando te pongas a entrenar a tope, además ya que vas siendo abuelillo XD , conseguirás el qualiying y podrás vivir todas esas emociones. Hasta las del kiss me,jaja

      Un abrazaco compi.

      PD. Enhorabuena a ti por otro MAPOMA a la buchaca, que ya he visto checando tu nombre y apellidos que cruzaste la meta empapaito como un pollo. Espero leer la crónica pronto

      Eliminar
  4. Como siempre cumpliendo y siempre disfrutando a tu manera, aunque creía que habías perdido más tiempo en el scream tunnel. Felicidades

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Miguel. Hombre si a cumplir le llamas dejarse 13 minutos en la segunda media respecto a la primera... CULPABLE, en otra que cumplo jajaj.
      Y disfrutar a mi manera como siempre, sobre todo en los 10km finales XD
      Si quería haberme parado más rato, pero vi que la moza no tiraba de lengua, así que era tiempo perdido. La verdad es que si me llego a parar más rato ya no arranco, por eso fue fugaz :-)

      Eliminar
  5. Muy buena cronica!Espero poder participar el proximo año.Vivir esa Experiencia debe de ser lo mas! Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Schuster.
      Me he pasado por tu blog (con tu permiso lo añado a mi lista y me iré asomando por ahí de vez en cuando) y vistos tus cronos puedes permitirte ir a Boston cuando te apetezca. Vaya galgo compañero.
      Seguro que no te defraudará, la ciudad se vuelca con el evento.

      Un saludo

      Eliminar
  6. ¿Pero qué te pasa con los asiáticos? :)

    Lo mejor es lo bien que te lo pasaste y como disfrutastes, una experiencia díficil de repetir, y encima los compañeros que tenías de cuarto, vaya telaaaaaa.

    La verdad es que he tardado tiempo en escribir, así que aprovecho para preguntarte como va ese gemelo, espero que no esté dando mucho la lata.

    Un abrazo tocayo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jijiji es verdad tocayo, lo mío es fijación con los de los ojos rasgados XD

      Sí, la verdad fue toda una experiencia y, aunque no hay que decir de este agua no beberé, no creo que la vuelva a repetir.

      Ciertamente fue una inconsciencia plantarme en la salida con el dolor que tenía en el gemelo (bueno más bien en el tendón que se inserta en la parte posterior de la rodilla) y, a pesar de que en carrera no me limitó, ahora estoy pagando las consecuencias.
      Hoy se cumplen 4 semanas exactas desde el maratón y en estos 28 días solo he corrido 1 (10k) y terminé cojo. De momento he empezado a nadar y a ver si me checa un fisio y me dice que carajo tengo.

      Un abrazaco compi

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...