martes, 9 de febrero de 2016

Maratón Vía Verde de Arganda 2016


No voy a negar que disfruto corriendo grandes maratones, siempre que estén bien organizados, con miles de participantes. Eventos de este tipo ofrecen cosas que valoro, como animación elevada debido a la gran afluencia de público, circuitos propicios para marca, posibilidad de hacer turismo en la ciudad donde se celebra, etc. 

Pero también es muy común que salgan a relucir características que no me gustan tanto. Sirva de ejemplo los precios prohibitivos o un trato al corredor deficiente (lo que más me molesta). Es por ello que disfruto de igual manera, incluso más, acudiendo a maratones pequeños, humildes, donde la norma común (aunque fallen en pequeños detalles organizativos) sea el cariño con el que se trata al corredor.

De hecho, si tomo como referencia mis 16 maratones y 3 ultras, en más de la mitad de ellos los llegados a meta fueron menos de 500 corredores.

lunes, 1 de febrero de 2016

XXII Carrera Restaurada de la Joya 2016


Y tras 4 años desde mi última participación, el pasado sábado volvía nuevamente a Requena para disputar por 7ª vez mi carrera favorita.

Es un hecho, desde que mis miras atléticas se centran en correr maratones, que cada día se me dan peor las distancias cortas (de 10k para abajo), sufriendo sobremanera al correr a ritmos elevados.
Además, desde siempre he sido un paquete subiendo cuestas. Donde se pongan unos buenos km llanitos para poder llevar un ritmo uniforme...
Tampoco soy especialmente bueno bajando a tumba abierta, ya que aparte del machaque muscular, mis tobillos no llevan nada bien el fuerte impacto generado.

Entonces... pensándolo fríamente, ¿por qué debería ser esta mi carrera favorita?


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...