martes, 20 de septiembre de 2016

Hora de presentar a la flaca


Pues sí, ya iba siendo hora. La verdad es que hace bastante que el blog gira en torno a mis peripecias en zapatillas (principalmente crónicas de carreras) de manera casi exclusiva. MEA CULPA!! 

Esto ha provocado que hayan caído en el olvido otros apartados que en un principio fueron creados para que también se publicasen cosillas en ellos de vez en cuando. Uno de estos apartados es el correspondiente a la pestaña: Otros deportes 

En sus inicios, el otro deporte al que más tiempo dedicaba aparte del running era al ciclismo de montaña. Fueron apareciendo entradas de mis viajes con alforjas, primero con una BH y más tarde, después de que un desgraciado me la levantara en la misma puerta del curro, con la Conor que poseo en la actualidad.
Pero desde 2012, tras marchar a Escocia y posteriormente a México, el espacio de esta pestaña en el blog había quedado desierto. 

Sin embargo, como ya he comentado en alguna ocasión, desde principios de este año, con el regreso nuevamente a España, otro deporte se ha cruzado en mi camino. Ciclismo también, esta vez de carretera. 

Como propósito para este 2016, mi intención es debutar en un triatlón antes que finalice el año (cosa que espero hacer el mes próximo). Por tanto mi primera tarea era elegir una bicicleta para iniciarme en el mundillo.

Obviamente no tenía ni la más remota idea de nada relacionado con el apasionante mundo del ciclismo de carretera. Solo tenía en mente dos condiciones de cara a elegir máquina para mi bautismo: 

1)- Que fuera nueva: Ya que bastante pardillo era, como para acudir al mercado de segunda mano y que me saliese rana. Al menos quería tener garantía y poder acudir a la tienda si algo salía mal en busca de respuestas.

2)- Que fuera lo más barata posible dentro de unos estándares mínimos: Dentro de esto, bicis de aluminio con peso no superior a los 10-11kg, lo más barato que vi fue en Decathlon la Triban 500 (349 euros) y el modelo superior - Triban 520 (599 lereles).

Cuando andaba casi decidido a pillarme la Triban 520, buscando otras opciones, se cruzó en mi camino ella: Una MMR Grip con un generoso descuento por ser las últimas que quedaban de la temporada anterior. De hecho se quedaba más barata que la Triban 520 y comparando componentes no hay color entre ambas.
Por tanto puse rumbo a la tienda y nada más verla, no quise seguir buscando. E hice bien, debió de tener éxito el descuento, ya que a la semana siguiente subieron el precio más de 100 euros.

Para no pasar a detallar cada componente, la ficha técnica es la siguiente:

Falta el peso, que los mamones no lo indican. Con automáticos y portabidones: 9,7 kilitos

Obviamente es de lo más básico. Por un momento valoré pillarme la misma montada en 105. Pero en ese grupo (el mínimo que recomiendan los gurús de esto para iniciarse) se me iba a los 850 pavos y la verdad gastarme 300 euros más sin saber si le iba a sacar provecho...

Mejor empleaba la diferencia en acabar de equiparla a ella y equiparme a mi. Y si sobra algo, para cuando me atreva con mi primera marcha.

Preparándola para su debut... 11 kg y subiendo!!

Todavía no le he hecho muchos kms y la realidad es que soy un globero paquete de mucho cuidado, pero para hacer mis rutillas a ritmo de tortuga, me es más que suficiente y estoy muy contento con mi compra. 
Lo cual no quita que si me cruzo un día con un ciclista que monte una Tarmac con Dura-Ace electrónico y me dice de cambiármela a pelo, mi fidelidad hacia mi querida MMR puede verse seriamente comprometida XD

Como no creo que publique muchas entradas de mis rutas en la flaca, a no ser que participe en alguna marcha con dorsal, sirva esta entrada para ir poniendo enlaces de algunas de ellas, perfiles, fotos de los paisajes, etc, etc.

Nos vemos compis. A partir de ahora además de en zapatillas, dando pedaladas por cualquier carretera de la geografía española. Acojonaitos tengo a los Quintana, Contador, Froome y compañía...

MIS PINITOS EN RUEDA FINA


















 
 

4 comentarios:

  1. Es un buen deporte, lo único malo es que para hacer tiradas en condiciones, osease para triatlones de más envergadura, se necesitan ya unas cuantas horas.
    Yo hace años le daba a la de montaña, en plan aficionado, ahora me cuesta un mundo y es que hacerse a subir cuestas con la bici se me hace duro.
    Suerte y a disfrutar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya eso sí, es lo que tiene la bici, que requiere echarle bastantes horas para ponerte fuerte.
      A mi la de montaña tbn me gustaba, pero soy muy cobarde y lo pasaba mal en las cuestas y el terreno escarpado, por eso solo hacia rutas sencillas siempre. Bueno y en carretera me pasa más de lo mismo, me acojono cosa mala en las bajadas. Gallina que nació uno, que le voy a hacer :-(

      Eliminar
  2. Bueno bueno... ya se el próximo que el año que viene se va a poner un dorsal en la flaca y se va a venir a una marcha conmigo. ¡No tienes excusa Vígaro!



    Abrazote!! Cri cri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso está hecho. Pero aún me queda mucho, apenas he pasado de 100km y a unas medias de risa. Corriendo soy un paquetillo, pero me defiendo... en bici soy un patán de mucho cuidado, pero al menos disfruto de los entrenos, cosa que corriendo en el parque no pasa.

      Ya iremos definiendo marcha :-) Un abrazo crack

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...